lunes, 9 de junio de 2014

Impresiones sobre la Mesa redonda: "La problemática del lobo", organizada por Lobo Marley

. . . . 


Fotografía cedida por Juanfer Reboto


Asistimos ayer al interesante debate organizado por Lobo Marley a cuya mesa han asistido expertos en el lobo y representantes de los diferentes sectores afectados, entre ellos el cinegético y el ganadero.

Pinchar aquí para AUDIO COMPLETO


Decir que la valoración ha sido muy positiva, pues la problemática del lobo no se solucionará sin un entendimiento entre todas las partes implicadas. Está claro que las posturas son diferentes. Pero se va uno con un sabor agridulce sin llegar a enteder por qué al ciudadano de a pie, ciertos sectores -no así el conservacionista- no le dan cabida en este debate.

Ha vuelto a salir el tema entre urbanitas y mundo rural. Según un ganadero que no formaba parte de la mesa redonda, sino que estaba presente en el público, los urbanitas no sabemos distinguir la huella de un jabalí de la de un corzo. Es su opinión, errónea, como la de muchos. Nosotros como parte de la sociedad que no pertenecemos a ningún sector concreto pero que sí queremos un lobo vivo, tenemos conocimientos suficientes aunque vivamos en la ciudad. Vivir en la ciudad no quiere decir que no nos pasemos la otra mitad de nuestras vidas en el monte, porque nos gusta y porque así lo decidimos. Tenemos conocimiento de todo lo que rodea este mundo. Hemos visto piezas salvajes devoradas por lobos (cosa que según algunos no se da porque los lobos "sólo comen ganado doméstico"), hemos visto perros de cazadores abandonados y perdidos pululando sin rumbo, hemos visto ganado suelto, sin protección, sin perros, en medio de caminos y carreteras a punto de causar accidentes de tráfico. 

Admiramos a los verdaderos ganaderos y pastores, cuya labor es necesaria. Y nos quitamos el sombrero ante ellos cuando acuden de forma humilde a debatir e intentar buscar soluciones a sus problemas. Pero no aceptamos a los ganaderos de salón, como el señor que se ha pronunciado entre el público. Una persona que se jacta de ser el líder en sufrir ataques de lobo (palabras textuales), sólo da a entender que no es capaz de proteger su explotación (350 piezas muertas nada menos). Una persona que se dedica orgullosa a mostrar al público la foto de un sabueso devorado por lobos -que por cierto, todos habíamos visto ya de sobra en la red- sólo da a entender que no ha sido capaz de proteger a su perro en la cacería. ¿Qué hace un perro de rastreo solo por el monte? ¿No es el cazador responsable si lo pierde? ¿Luego nos quejamos de los perros salvajes que atacan al ganado? ¿Qué tiene de raro esa foto? ¿A quién asusta? ¿Acaso no sabemos todos que los lobos aprovechan cualquier descuido que se les ponga delante? ¿Quién es el responsable de que ese perro haya sido devorado? ¿El lobo? ¿O la persona que no ha sabido protegerlo? Más incongruente aún es solicitar una indemnización por el ataque a ese perro, que por supuesto no fue concedida.

Perdón si me meto en apreciaciones personales, pero para haber perdido 350 piezas de ganado no parecía una persona muy afectada económicamente. Y si quiere uno seguir siendo líder en sufrir ataques será que no le afecta tanto como cuenta. Cuando a otros ganaderos que tienen 100 piezas de ganado el lobo les mata 20 no creo que se encuentren en la misma situación de desahogo que este señor.

Una persona que parece tan inteligente sorprende que resuma el conflicto en: "el lobo que es el malo, que lo encierren, el ganado que es el bueno que lo dejen libre". Como si de una película de vaqueros se tratase. "Que lleven al lobo a los Parques Nacionales y los que tengan interés que vayan a verlo allí" (¿¿¿???). ¿Acaso el lobo está a salvo en un Parque Nacional? ¿Sabe este señor la sentencia del TSJA sobre la continuidad de las batidas de lobo en pleno Parque Nacional de Picos de Europa? Parece que no. El lobo no es un animal que deba estar encerrado. Es un elemento más del ecosistema. Además primordial en un ecosistema sano, el encargado de equilibrarlo. Es el vértice de la cadena trófica. ¿Cómo vamos a encerrar al lobo? ¿En qué cabeza cabe?

Por otra parte se cansa uno de escuchar que los que queramos lobo lo mantengamos. A mí si me dijeran que debo pagar al año una cantidad para mantener al lobo vivo, yo lo hago. De hecho ya lo hacemos ayudando económicamente a asociaciones que luchan por él. Pero es que esta afirmación no es cierta. Nosotros ya pagamos las indemnizaciones a los ganaderos que sufren ataques de lobo, porque éstas salen del dinero público que se consigue con nuestros impuestos. Lo que sería ideal, coincidiendo en lo que opina Luis Miguel Domínguez, es que no se pagasen indemnizaciones por daño, sino subvenciones por prevención. Que la gente que tenga su ganado en tierra de lobos reciba un dinero de la Administración para ayudarles a tomar medidas de prevención. Lo demás son todo parches que no contentan a nadie.

Para terminar, vuelvo a esta persona que demagógicamente ha expresado su desacuerdo con la cantidad de dinero que cuestan los proyectos de conservación de fauna como el lince. Según él, habiendo millones de parados no debería permitirse este gasto. Lo que a mí me duele más no es el dinero que se destina a la conservación del lince o del lobo, cosa que veo necesaria, sino los sueldos y dinero que entregamos a una Administración incompetente, que se gasta el dinero en lo que no debe y que no hace NADA por la conservación de la naturaleza. Entre otras muchas cosas en las que se gasta nuestro dinero en este país.

Como ciudadanos pertenecientes a una sociedad, reclamos un lobo vivo, queremos expresar nuestro más profundo respeto a los verdaderos pastores y GANADEROS, con mayúsculas. Los que son verdaderos profesionales. Pero no respetamos a un ganadero que aunque se crea líder y muy importante, no lo es, pues lo demuestra con sus actos y pensamientos. No queremos ganaderos señoritos de salón.

Como ciudadanos reclamamos nuestro derecho de pedir un lobo vivo, en las condiciones que la naturaleza le ha otorgado, libre y salvaje. Nosotros también formamos parte de este país y tenemos derecho a decidir qué queremos que forme parte de nuestra biodiversidad y cómo. 

Para finalizar dar las gracias a los organizadores y a las personas que hicieron sus ponencias desde la mesa. Fueron todas muy interesantes, cada una desde su punto de vista. 

Y por favor, pongamos todos un poco de nuestra parte, pero de verdad, sin demagogias baratas. Pues el entendimiento es necesario. Estamos aún en el comienzo.      
  



4 comentarios:

Jesus dijo...

Totalmente de acuerdo con vosotros.
Me guardo este blog en favoritos.
Un fuerte abrazo.

Lienzo tierra dijo...

Gracias Jesús. Un saludo.

bahari dijo...

Son acertados los comentarios. Añadir que, las subvenciones para medidas preventivas (mastines, alojamiento, gastos para mantenimiento de perros, cercados,...) tienen como ventaja además que evitan la picaresca (daños causados por perros o mantener animales viejos ex profeso porque la compensación al ser promediada es mayor que el valor de mercado de la res muerta.

Lienzo tierra dijo...

Opino lo mismo Bahari. Gracias por tu aportación!