jueves, 14 de agosto de 2014

Y pasó un ángel


Ésa fue la sensación. Esta vez sí. Esta vez vimos al quebrantahuesos a placer. Y no sólo a uno. Se llegaron a juntar en el cielo dos adultos y un joven. Más no pudimos pedir.






Como ya habréis supuesto, estos días pasados volvimos al muladar de Santa Cilia de Panzano, en Huesca. Se disfruta mucho allí entre la gente agradable del F.A.B. (Fondo Amigos del Buitre), la naturaleza, y ¿cómo no? los buitres.




Disputando comida




Buitre leonado joven.




Banda alar de color verde. Indicando que el buitre procedía de Portugal.






Poco nuevo que contar que no contáramos ya en la entrada de hace aproximadamente un mes "Visita al muladar de Santa Cilia", excepto que esta vez, el disfrute de la visión del quebrantahuesos nos dejó a todos muy satisfechos.






Hicimos también algún experimento con el alimoche, ese "pequeño aristócrata" del aire.



Algunos compañeros llevaron un huevo de avestruz para ver cómo el alimoche era capaz de romperlo a pedradas. De verdad es espectacular ver en directo la capacidad que tienen. 
 


 Tanteando el huevo de avestruz.


Son de cuello fuerte, pues coger piedras de 250 gr. para lanzarlas contra el huevo lo requiere. Además elegidas picudas adrede. En comparación a su peso, es como si una persona de 70 kg. lanzase un peso de 9 kg. con la boca.






Se hicieron bastante los remolones, pues saben que en cuanto abran el huevo, los buitres van a aprovecharse de su trabajo. Así que éstos últimos permanecen por allí, alrededor, esperando, rodando el huevo de un lado a otro, tocándolo con el pico, pero incapaces de romperlo, aunque por su pico podrían hacerlo sin problemas, pero no saben. Tienen que esperar que los "pequeños aristócratas" se decidan.


 


Buitre y alimoche, ambos jóvenes.





El alimoche es más inteligente, y tiene la capacidad innata de hacerlo. Así que mientras los buitres se aburrían de esperar, ellos decidieron entretenerse con los huevos de gallina. Éste de la foto alzó el vuelo transportándolo en el pico, seguramente para llevarlo al nido. Pena que se le cayó a medio camino desde gran altura. Sus pollos se quedaron sin huevo. Otra vez tendrá más suerte.


Finalmente los alimoches rompieron el huevo de avestruz, y todos ansiosos por comer hicieron rodar el huevo estallándolo en mil pedazos. 




Comiendo restos de huevo


Y más tarde llegó ÉL, con su vuelo sereno. Sin estresarse por nada. Sabe que su comida, los huesos, siempre le estarán esperando allí después de que los buitres leonados los monden. ¿Así que para qué darse prisa? Y nos dejó a todos con la boca cerrada. Charlábamos. Pero cuando él nos sobrevolaba, todos callábamos. Qué impresionante. Y qué reacción extraña, casi de respeto. Éso era, respeto. Apenas articulábamos palabra hasta que desaparecía. Volvía a aparecer y la situación se repetía. Silencio. Nuestros cinco sentidos puestos en su vuelo. No me parecía para menos. Es un ave majestuosa.



Al rato entró en escena también un quebrantahuesos más joven.   

 
 
Aún no es tan bonito como el adulto, pero tiene sus maneras y su porte, claro está. Quizá los adultos eran sus padres, que en breve no le consentirán estar en el mismo territorio y tendrá que buscarse uno propio. 

 
 
 

Dorso del quebrantahuesos juvenil

 


Dos grandes del aire juntos. Todo un espectáculo




Poco más que contar, pero mucho que observar. Si queréis más información sobre el quebrantahuesos , pinchando aquí encontraréis más que suficiente.


Seguimos animándoos a que os hagáis socios del F.A.B., la labor de sustento que hacen con la población de quebrantahuesos en la Sierra de Guara es encomiable.





Díselo tú, anda. 


Comentar, para finalizar, que el blog estará inactivo hasta Septiembre. Esperamos traer más material a la vuelta.

¡ Gracias a todos por leer y felices vacaciones !
.
.

sábado, 9 de agosto de 2014

Escarabajo rinoceronte europeo

.
.
Hace unos días tuvimos nuestro primer encuentro con un escarabajo rinoceronte. Uno de nuestros insectos preferidos, pues son unas auténticas moles acorazadas de fuerza, dignas de admiración.



 
Se trataba de un macho de escarabajo rinoceronte europeo (Oryctes nasicornis), las dos protuberancias tras la cabeza y el cuerno así lo indicaban. Pelo abundante. La fuerza en relación a su tamaño (aunque son unos 4 cm. nada despreciables) es grande, pues se zafó de mis dedos por la acción de empuje de sus patas, ya que intenté quitarle de la carretera.

Podría haber alguna confusión con el Copris hispanus, pero los élitros acanalados y el color más oscuro del Copris parecían indicar que era un Oryctes.



 Para defenderse intentan enterrarse, tal cual se ve. 
Literalmente diciendo..."tierra trágame".

 
Después de mi esfuerzo por quitarle del medio la noche anterior, no quise ni ver qué clase de coleóptero estaba atropellado al día siguiente para mi disgusto casi en el mismo sitio. Muchos de estos animales tristemente mueren atropellados.




Otra maravilla que nos gusta mucho, el gran Lucanus cervus o ciervo volante. Mostramos una foto de archivo de otro macho. Otro pequeño gigante. ¡Entre 3 y 9 cm. los machos! Una joya que sin duda debemos proteger, más ahora que está perdiendo hábitats y por consiguiente población.


¡Vaya dos preciosidades!
 .
.



martes, 5 de agosto de 2014

Visitando los dormideros de milano negro y cigüeña blanca


Hace unos días estuvimos con nuestros amigos de SEO Vanellus visitando los dormideros de milano negro y cigüeña blanca en el Parque del Sureste de Madrid.


 


 
Comenzaron ya a reunirse para proseguir la migración hacia África.


Las cigüeñas mantenían el pico abierto por el calor.


 



Iniciamos recorrido con los limícolas: andarríos grande y chico.

 

Andarríos chico


Avión zapador, avión común, golondrina común, la dáurica no se dejó ver, vencejo común. La sorpresa de un martín pescador como una bala mientras observábamos a este juvenil de golondrina común. Unos cuantos bandos de abejarucos también se dejaron ver.


 

Una pena que se vean muchas menos golondrinas. Como bien sabéis, por este motivo, es el ave del año 2014. Os adjuntamos este artículo sobre la disminución de las aves insectívoras en los últimos años por culpa de los insecticidas. Algo estamos haciendo mal, sin duda.    




 
Mientras atardecía cogimos camino a las paredes rocosas para ver si teníamos suerte con el gran Bubo bubo. Durante el trayecto paseriformes como el colirrojo tizón y los jilgueros.



Jilguero (Carduelis carduelis)
 

Tuvimos suerte. El "Gran Duque" hizo acto de presencia ya casi en plena oscuridad, aunque de forma muy fugaz, pero quedó inmortalizado con esta foto testimonial. 


 

Búho Real
 

  De vuelta al inicio, chotacabras cuellirrojo que no llegamos a fotografiar y esta magnífica escolopendra.
 
 


Las escolopendras tienen veneno en las "patas" delanteras, y usan las traseras (más fuertes, aunque a ésta le falta una) para capturar a sus presas. No son para nada peligrosas para el ser humano, aunque si no quieres llevarte una picadura dolorosa es mejor dejarlas en paz. 

Como cualquier ser vivo. Todo animal debe de ser respetado.  


jueves, 24 de julio de 2014

Metamorfosis


Estuvimos hace unas semanas en el territorio de la mariposa isabelina, no nos molestamos mucho en buscarla, porque en Julio, por experiencia, ya es demasiado tarde.

Pero estuvimos disfrutando mucho con otras escenas. El rio estaba lleno de "Libélulas tigre" recién salidas de su exuvia, esperando completar el desarrollo para realizar su primer vuelo y abandonar para siempre su fase acuática de larva. 


 

Es una de las metamorfosis más maravillosas y enigmáticas que puede ofrecer la naturaleza.

Es un momento crucial para ellas pues se quedan totalmente indefensas, así que el proceso debe de ser lo más rápido posible. En un rato de observación era increíble ver cómo iban estirando abdomen y alas, que al principio están absolutamente plegadas. Una pena no poder observar todo el proceso anterior de ver cómo rompían su exuvia infantil e iba saliendo su cuerpo adulto (emergencia), proceso que debe de ser muy costoso. Quedando sólamente unidas a su exuvia por esos hilillos blancos, pertenecientes al aparato respiratorio anterior.







Aún con las alas plegadas.




Estirando alas y abdomen.



Desplegando alas para que cojan fuerza. El momento es como si de repente se abriera una flor.


No sé si les compensa abandonar la comodidad del rio y pasar todo este pequeño "calvario" de la metamorfosis, pero luego al verlas patrullar su territorio, con esa velocidad aérea increíble, uno diría que sí. 

El primer vuelo, cuando ya se ven capaces al haber ejercitado y estirado las alas completamente, también es crucial, puesto que si no eligen bien el momento puede costarles la vida. De hecho muchas vuelven a caer al rio. El que les había dado la vida y había sido su hogar hasta hace nada, ahora les trae la muerte.





Conseguimos grabar un primer vuelo, y presenciamos otros. Es como un momento espiritual. ¿Qué deben sentir cuando vuelan por primera vez?

Reconozco que se lo pusimos algo difícil, pues ellas cuando salen del agua buscan colocarse en un lugar en el que no tengan obstáculos cuando salgan de la exuvia e inicien el vuelo. Cualquier choque, toque de otro insecto, mal cálculo, les haría caer al agua. Así que supongo que ésta no contaba con una cámara encima, que por cierto, esquivó muy bien, a pesar de estar pendientes de ayudarla por si chocaba contra ella, que no era cuestión de colaborar en su fracaso.  


video



Por suerte todo salió bien. El vídeo es testimonial, ya que la cámara enfocó mal, pero por si perdíamos el momento no corregimos y así quedó. Inmortalizado su primer vuelo y su exuvia de recuerdo en casa.




Parece mentira que de una cosa tan pequeña salga algo que casi triplica su tamaño. Se aprecia muy bien el lugar que ocupaban las alas plegadas.


A pesar de verlas tan frágiles, se convierten en unas voraces y perfectas voladoras. Además son muy territoriales. Sin embargo su número ha ido en disminución por alteración de su hábitat, por lo cual ha sido necesario protegerla.




Rana común


Otro proceso de metamorfosis interesante que pudimos observar fue el de la rana. Según en qué lugar, estaba en diferentes fases.



 Renacuajos.

 

 Renacuajos con patas traseras. Según los expertos, de Ranitas de San Antonio.


 

Aquí parecen apreciarse ya también patas delanteras.



En proceso de desaparición de la cola. Ya convertido en animal terrestre.
Ranita de San Antonio.


Por tanto, en el mismo día tuvimos el placer de asistir a dos procesos de metamorfosis diferentes, los dos con origen en el agua, pero uno con término en aire y otro en tierra.


Aquí un bonito vídeo de la metamorfosis de anuros. Y si os habéis quedado con más ganas de libélulas, os recomiendo estas magníficas entradas de Frikosal sobre la metamorfosis de la Libélula emperador, mucho mejor ilustradas y explicadas. Van todas enlazadas. Comenzad aquí.

martes, 15 de julio de 2014

Disfrutando con los primillas





Hace unos días nos acercamos a obsevar una colonia de cernícalos primillas. Los pollos esperaban a los padres en los nidos mientras nos divisaban desde lo alto del campanario con curiosidad.

 
 


Cada cierto tiempo "papá primilla" llegaba con su presa para cebar a los pollos, pero como no era nuestra intención interferir en tan delicada tarea, a pesar de estar lejos, no estuvimos apenas tiempo, así que preferimos dedicarnos a pasear observando a otros congéneres menos atareados.






Esta hembrita de primilla nos deleitó un buen rato con unos cuantos posados. De lo más relajada. Apenas le importaba nuestra presencia. Se estiraba, emitía sonidos, volvía a estirar las alas...

 


 


Y no cesaba de mirar cómo sus "colegas" hacían acrobacias en el aire.





Gracias a Juanfer Reboto por identificarnos estas hembras como primillas, ya que en vuelo se nos hace aún complicado diferenciarlas de las comunes.






Aquí otra hembra, algo más recelosa, que no gustaba tanto de nuestra presencia. En cuanto lo notamos, nos retiramos.




 
 

Otros regalos de la jornada:



Una preciosa oropéndola. La segunda que vemos este año. 




Ruiseñor común.


De vuelta al pueblo los cernícalos siguieron deleitándonos con sus acrobacias.



¡Esto se llama disfrutar del cielo! ¡Quién fuera ave!
.
.