lunes, 30 de enero de 2017

¿Ha subido la luz? La culpa es del lobo


Hace días conocimos por los medios El Comercio y La Nueva España la triste noticia del fallecimiento de un pastor despeñado en Amieva al intentar recoger a un animal enriscado.  

Desgraciadamente para su familia y amigos, hasta aquí todo correcto. Pero los que estamos ya acostumbrados a otro tipo de desvarío por parte de la prensa nos temíamos lo peor. Efectivamente tres días después, el 27 de Enero, sale esta noticia en El Comercio. 




No se sabe en realidad si esta frase es cosa de los cercanos al fallecido o es una muestra más de la prensa asturiana de echar más leña al fuego en el tema del lobo. Prensa que debería dedicarse a informar, en un estado puro de su profesión ya perdido, y no a inflar un conflicto, si es que conflicto se puede llamar a lo que matemáticamente afecta a menos de un 1%. Sea como fuere, tres días sin acusar al lobo de la desgracia, al tercero ya toca.

Viene a la mente la denuncia que interpondrá la ONC (Oficina Nacional de Caza) a PACMA por -según su interpretación- aprovechar otra desgracia, la muerte de dos Agentes Rurales en Lleida a manos de un cazador para pedir votos y criticar al sector cinegético. Cabe preguntarse qué deberían hacer entonces las ONGs que llevan años defendiendo la presencia del lobo ibérico en la península ante el ataque continuado y diario en prensa hacia la figura de este animal. Y no se trata de una defensa a ciegas, se trata de una defensa sólida basada en la ciencia, a la que escopetas y medios aún hacen sombra por intereses oscuros de todo tipo.

Afirmar que este triste hecho es culpa del lobo es como afirmar que ahogarse en una piscina es culpa del que la construyó, por ejemplo. No tiene en absoluto nada que ver, pero el intento de relación es "bueno", esperpéntico, pero bueno. Eso sí, nada creíble. La prensa asturiana otra vez patina, seguida además por otros medios antilobo de sectores afines. 

Estaría bien saber quién vio al lobo hostigando a los animales del fallecido. Que se demuestre que este titular es cierto y el subtitular también: "Recuerdan que la víctima se despeñó cuando acudía a rescatar a una oveja que se había espantado a causa del cánido". Por suerte, comienzan a volverse en contra de la prensa sus propios intentos de criminalizar al lobo, pues las noticias son cada vez más grotescas y la gente está cada vez más informada. El ridículo empieza a ser latente y palpable. Tanto en culpabilizar como en afirmar que ya no se puede salir de casa porque el lobo ataca (come) a personas, otro tema recurrente en los medios: la seguridad. ¿Qué pensarán los conocedores de esta especie y los que llevan años viendo y conviviendo tranquilamente con los lobos de esta afirmación? Estos últimos hacen mucho menos ruido pero haberlos "haylos" y bastantes más que los que no paran de injuriar. O esa expansión desmesurada que también acapara titulares, cuando los censos nacionales solo señalan un aumento de 3 manadas desde el año 88.

Un poco de rigor informativo para el lobo no vendría mal. Pero ya sabéis ¿Ha subido la luz? ¿Os ha dejado el/la novio/a? ¿Os habéis hecho un esguince? ¿Os duelen las muelas? ¿Ha perdido vuestro equipo favorito?




La culpa es del lobo sin duda.

jueves, 20 de octubre de 2016

Culebra de escalera (Rhinechis scalaris)


La mayoría de las serpientes de la península son inofensivas. Aún seguimos viendo cadáveres de reptiles matados por ignorancia, algunos ni siquiera llegan a ser serpientes, pero da igual, caen también por tener casi la misma apariencia física.


Es un gran error. Las serpientes son eficientes controladoras de ratas, ratones y topillos.


Preciosa Rhinechis scalaris (Culebra de escalera)


Ni siquiera es necesario ni ético (por favor que a nadie se le ocurra) matar a una serpiente que sí posea veneno. Ninguna serpiente de la península es mortal, aunque sí se necesite un tratamiento. Basta con informarse de cuáles son y dejarlas tranquilas, a las primeras y a las últimas, porque igualmente cumplen su función en el medio.


domingo, 2 de octubre de 2016

Piquituertos (Loxia curvirostra)




¡Qué ganas teníamos de ver a esos pequeñajos de pico extraño que cualquiera pensaría deforme! 




Nunca habíamos visto a los Piquituertos, pero ayer pudimos apreciarlos en acción acarreando piñas y comiendo sus semillas. No en vano su adaptado pico en forma de pinza cruzada está especializado en ello.



Una vez extraído el piñón...¡a comer!



Machos y hembras andaban en actividad frenética entre los pinos mientras atardecía.

Recuerdo esas tardes de infancia en que recogíamos piñas del parque para luego comernos los piñones en casa. Ay si hubiéramos contado con una herramienta como la de los piquituertos y no aquellas piedras que los hacían estallar en mil pedazos y apenas te permitían recoger un resto del pequeño piñón. No compensaba el esfuerzo. 

¡Cada día la naturaleza nos demuestra su sapiencia!


martes, 12 de julio de 2016

Gypaetus barbatus

.
Una de las aves que más nos gusta observar, tanto por su porte como por estar gravemente amenazada: el Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus).




Majestuoso y señorial, como siempre.




Es un lujo para la vista.





Aún no hemos sido capaces de verlo posado o alimentándose.  Otra estampa que tiene que dejar huella en cualquier naturalista. 


 No hay tiempo que perder en acumular en la retina imágenes del "ángel". 
Nunca son suficientes.

.

jueves, 7 de abril de 2016

Vulpes Vulpes



El zorro, otro de los parias de nuestra Península. 

Tan maltratado y a la vez tan inteligente, astuto y bello.

Larga vida al Vulpes.


domingo, 11 de octubre de 2015

Siete Especies


Hoy queremos presentar en el blog un bonito proyecto que llevarán a cabo nuestros amigos de Siete Especies: Juanfer y Jesús.
 




Se trata de una labor educativa con rapaces nocturnas, tan desconocidas por ser tan poco observadas debido a sus constumbres noctámbulas, pero de gran interés y necesidad de conservación. Conocerlas es la mejor forma de respetarlas, por ello su misión es inculcar principalmente a los más pequeños, el conocimiento sobre las distintas especies. Cómo son, qué comen, dónde viven, cómo cazan y se reproducen, y el beneficio que reportan al ecosistema. 







Juanfer y Chica





Jesús y Benito



En sus exhibiciones, siempre de carácter didáctico, los niños podrán interactuar con las aves para que las disfruten, participando así más activamente, además de organizar talleres y alguna sorpresa para los chavales que demuestren inquietud por aprender.






No cabe dejar de lado tampoco al público adulto que también esté interesado en adquirir nuevos conocimientos sobre estas rapaces tan bellas.






Siete Especies lleva a cabo una tarea singular, pues son los únicos en España en reunir a 7 de nuestras aves rapaces nocturnas de la península ibérica. Todas las aves han sido adquiridas en centros de cría autorizados y adiestradas para ser sociables y tranquilas cuando tengan contacto directo con los asistentes a las exhibiciones educativas.





 




Oto es el más pequeño, un Autillo europeo
(Otus scops).
Es la rapaz nocturna más pequeña de nuestra península.








Momo, otro de los pequeñines de la familia, el Mochuelo común (Athene noctua).
Frecuentemente posado en postes, olivos o piedras. 



 



A Esmeraldo, el Cárabo común (Strix aluco) , le encanta cazar.
Lo demuestra lanzándose desde los árboles al suelo cuando tiene ocasión.






 El sonido tan característico que emite llena de un misterio agradable nuestras noches.

 




Esta damita blanca, Lola, es la más traviesa e inquieta, pero a la vez muy sociable. 



Las lechuzas están muy unidas a los humanos, pues utilizan nuestas construcciones para vivir. Junto a las demás nocturnas mantienen a raya a ratones, ratas y topillos, que podrían convertirse en plaga en muchos casos.







Manoli es un Mochuelo boreal (Aegolius funereus), también conocida como Lechuza de Tengmalm, de la que tenemos una pequeña población en Pirineos.



 



Chica es una hembra de Búho chico. Difícil de observar en su hábitat. Sólo si tienes los ojos acostumbrados descubrirás entre las coníferas, su posadero habitual, unos ojos anaranjados que no pierden detalle.




 
  

 ¿Y cómo no iba a estar presente su hermano mayor?
El poderoso Gran Duque. Benito, el Búho real (Bubo bubo).




 

  
Benito es un Búho Real nacido este año, perfectamente adaptado y adiestrado para relacionarse con los humanos.



 
  

Gran depredador de una potencia espléndida, además de una belleza extraordinaria.







En Siete Especies tienen claro que la biodiversidad se protege desde el conocimiento. ¡Por ello les deseamos lo mejor en esta nueva andadura que comienzan con ilusión! ¡Suerte!


Contacto: