martes, 12 de julio de 2016

Gypaetus barbatus

.
Una de las aves que más nos gusta observar, tanto por su porte como por estar gravemente amenazada: el Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus).




Majestuoso y señorial, como siempre.




Es un lujo para la vista.





Aún no hemos sido capaces de verlo posado o alimentándose.  Otra estampa que tiene que dejar huella en cualquier naturalista. 


 No hay tiempo que perder en acumular en la retina imágenes del "ángel". 
Nunca son suficientes.

.

jueves, 7 de abril de 2016

Vulpes Vulpes



El zorro, otro de los parias de nuestra Península. 

Tan maltratado y a la vez tan inteligente, astuto y bello.

Larga vida al Vulpes.


domingo, 11 de octubre de 2015

Siete Especies


Hoy queremos presentar en el blog un bonito proyecto que llevarán a cabo nuestros amigos de Siete Especies: Juanfer y Jesús.
 




Se trata de una labor educativa con rapaces nocturnas, tan desconocidas por ser tan poco observadas debido a sus constumbres noctámbulas, pero de gran interés y necesidad de conservación. Conocerlas es la mejor forma de respetarlas, por ello su misión es inculcar principalmente a los más pequeños, el conocimiento sobre las distintas especies. Cómo son, qué comen, dónde viven, cómo cazan y se reproducen, y el beneficio que reportan al ecosistema. 







Juanfer y Chica





Jesús y Benito



En sus exhibiciones, siempre de carácter didáctico, los niños podrán interactuar con las aves para que las disfruten, participando así más activamente, además de organizar talleres y alguna sorpresa para los chavales que demuestren inquietud por aprender.






No cabe dejar de lado tampoco al público adulto que también esté interesado en adquirir nuevos conocimientos sobre estas rapaces tan bellas.






Siete Especies lleva a cabo una tarea singular, pues son los únicos en España en reunir a 7 de nuestras aves rapaces nocturnas de la península ibérica. Todas las aves han sido adquiridas en centros de cría autorizados y adiestradas para ser sociables y tranquilas cuando tengan contacto directo con los asistentes a las exhibiciones educativas.






 




Oto es el más pequeño, un Autillo europeo (Otus scops).
Es la rapaz nocturna más pequeña de nuestra península.







Momo, otro de los pequeñines de la familia, el Mochuelo común (Athene noctua).
Frecuentemente posado en postes, olivos o piedras. 



 



A Esmeraldo, el Cárabo común (Strix aluco) , le encanta cazar.
Lo demuestra lanzándose desde los árboles al suelo cuando tiene ocasión.






 El sonido tan característico que emite llena de un misterio agradable nuestras noches.

 




Esta damita blanca, Lola, es la más traviesa e inquieta, pero a la vez muy sociable. 



Las lechuzas están muy unidas a los humanos, pues utilizan nuestas construcciones para vivir. Junto a las demás nocturnas mantienen a raya a ratones, ratas y topillos, que podrían convertirse en plaga en muchos casos.







Manoli es un Mochuelo boreal (Aegolius funereus), también conocida como Lechuza de Tengmalm, de la que tenemos una pequeña población en Pirineos.



 



Chica es una hembra de Búho chico. Difícil de observar en su hábitat. Sólo si tienes los ojos acostumbrados descubrirás entre las coníferas, su posadero habitual, unos ojos anaranjados que no pierden detalle.




 
  

 ¿Y cómo no iba a estar presente su hermano mayor?
El poderoso Gran Duque. Benito, el Búho real (Bubo bubo).




 

  
Benito es un Búho Real nacido este año, perfectamente adaptado y adiestrado para relacionarse con los humanos.



 
  

Gran depredador de una potencia espléndida, además de una belleza extraordinaria.







En Siete Especies tienen claro que la biodiversidad se protege desde el conocimiento. ¡Por ello les deseamos lo mejor en esta nueva andadura que comienzan con ilusión! ¡Suerte!


Contacto:


martes, 7 de julio de 2015

Búho chico

.
.

ASIO OTUS

No hay mucho más que decir.

O sí. Que fue una grata experiencia encontrárselos y que decidieran posar, quizá confiando en que su traje de camuflaje no los delatara. 


 

Unos cuantos pequeños fantasmillas observándote desde la semioscuridad entre las sombras que les propiciaba el follaje, inmóviles, con unos ojos naranjas como platos que no perdían detalle. 





Gracias a Jesús VG, Diego Romero y Joaquín Álvarez por orientarnos sobre dónde encontrarlos. Además del avistamiento, también fue un placer su compañía.




Esperando que estas maravillosas, preciosas y beneficiosas aves nocturnas que tenemos en España nos duren por mucho tiempo.
.
.
.

martes, 23 de junio de 2015

Gaviota cazadora


Contemplar a una anciana dar de comer a las palomas en una plaza no es nada raro. Es de lo más normal. En esas estábamos, observando la decadencia de Lisboa y de la misma mujer, que acompañaba en su deterioro físico al de la ciudad. Rasgos de un glorioso pasado tristemente ya perdido en otra época.



 
Pero no es tan habitual ver a las gaviotas cazar palomas en plena calle ante la mirada de los transeúntes.

La gaviota se posó junto a las palomas aprovechando su distracción y éstas -creo- la tomaron como compañera de búsqueda de alimento. De hecho nos preguntábamos por qué no se lanzaba al pan desesperadamente como ellas, pero parece que tenía en mente ya el menú.


 

Cuál fue nuestra sorpresa al ver que casi sin darnos cuenta había atrapado a una paloma entre el pico. Ante la aparición de una segunda mujer en escena dando gritos no tuvo más remedio que soltar a su presa, que salió volando despavorida.

Entonces se organizó una veloz persecucion de gaviota tras paloma que volvió a acabar con la captura de ésta por cometer el error de posarse en el suelo, aunque cabe pensar que ya no estaría en muy buenas condiciones tras el primer susto.





Muchas veces hemos envidiado a amigos por captar escenas de caza de poderosas rapaces sobre palomas. Es cruel, pero es cuestión de supervivencia.





El sucedáneo de escena vivida tampoco estuvo mal. Allí se quedó la gaviota dándose el festín sin importarle lo más mínimo las miradas curiosas. Y es que cuando el hambre aprieta y puedes elegir menú...¿Quién quiere pan habiendo carne? 

.

viernes, 19 de junio de 2015

Nemoptera Bipennis

.
 
La Nemoptera Bipennis es un pequeño duendecillo a ras de suelo difícil de ver, pues hay que tener el ojo dispuesto. 




Y sólo en estos meses.





Pero esa formar de volar tan delicada y etérea no pasa desapercibida. 

Es muy mágico encontrarse a esta pequeña "Campanilla".

.