lunes, 10 de mayo de 2010

El duende


Si de algo sirvió la entrada anterior, ha sido para enlazar con ésta y dedicarle un homenaje a nuestro
duende del bosque, el corzo (Capreolus capreolus).

Como buen duende a veces se deja ver pero no escuchar, a veces escuchar pero no ver. A veces simplemente sientes su presencia y sabes que está ahí.




Seguramente sus ojos pasan desapercibidos mientras te observan detrás de la espesura del bosque. Otras veces permanecen inmóviles en el suelo, encamados entre la maleza, con la esperanza de no ser descubiertos.

Si lo son, se lanzan el ágil carrera esperando no ser atrapados.






Gracias infinitas a este animal, que extraño es el día que no nos deleita con su fugaz presencia y nos hace volver un poco más felices a casa sabiendo que aún quedan animales salvajes, autosuficientes, en libertad, sin dominar por el hombre. Éso reconforta el espíritu. Queda poca vida no contaminada por la mano humana en este planeta.

Ellos que pueden, que duren libres entre la naturaleza por siempre.

.

23 comentarios:

Miguel dijo...

Y que siga siendo así por siempre.

Menos mal que aún no hemos acabado con todo.

Saludos

Miazuldemar dijo...

Nos queda poco para acabar con todo. Mira ahora el vertido en las costas de EEUU. Ayer oía en la radio que plantas y animales van desapareciendo a ritmo vertiginoso. En estos últimos 40 años han desaparecido mil veces más deprisa de lo que sería habitual sin la mano del hombre. Mil veces me parece mucho ¿no? ¿No se equivocarían? ¿O me equivoco yo?

Gracias Miguel!

jesus dijo...

la desaparición o el peligro de una especie con pedigri tienen su eco y mas que menos se habla de ello. pero sin darnos cuentas desaparecen especies que hasta hace poco estaban presentes en la vida rural pero qeu al ir desapareciendo esta o evolucionando a monocultivos y nuevos cultivos han dejado de ser productivas o necesarias para la subsistencia. hace poco lei un articulo sobre la cantidad de estas que estaban en franca recesion en el altoaragon. es lo que tiene el monocultivo de la nieve y deportes de riesgo.

Vilas Prat dijo...

Buenas!
Si que son tremendos estos animales, y da gusto verlos tan alejados e ignorantes de nuestra sociedad.
Saludos!

Javier 16 dijo...

Me suelo topar con ellos alguna que otra vez. Si coincides con ellos repentinamente, emprenden una vertiginosa carrera con el blanco escudo erizado y visible a gran distancia. No lo pierdo de vista, precisamente por ese detalle tan extravagante. Si por el contrario ha advertido tu presencia y paras suavemente, te da vidilla, analizando tus intenciones mientras permite que le observes. Naturalmente, con leves movimientos y cierto disimulo.
Saludos

Jesús Dorda dijo...

Ojalá que fuesen tan fáciles de ver. Me muevo mucho por zonas donde sé que los hay, pero verlos es otro cantar. Claro que mejor así, porque la ilusión es doble. Además, si fuesen muy visibles no les dejarían en paz.
Que estén, que estén, aunque no los veamos a estos duendes del bosque.

Ralph dijo...

Bonitas fotos de estos bellos animales. Saludos.

Miazuldemar dijo...

--Qué tal Jesús? Pues sí. No vistéis ayer en la tele las carreras de motos de agua que hacen en plena marisma protegida donde anidan un montón de aves? Y encima dicen que es bueno porque remueven el agua. Es que la gente pasa de todo. Así no vamos a ningún lado. Mientras no haya conciencia ecológica y respeto...:(

--Qué tal chicos Vilas Prat? Sí que da gusto. Un día estuvimos observando a uno más de media hora, no sé si es que no nos vio, o es que no se preocupaba por nosotros pues estábamos demasiado lejos. Apenas se le veía con los prismáticos. Y jope, qué vida más placentera: sesteaba, se levantaba, comía, se tumbaba al sol...un placer disfrutar de él tan ajeno a todo que estaba. Genial.

--Sí Javier. Lo mismo he experimentado yo. Siempre me he preguntado el por qué de su "escudo" blanco, les delata más que otra cosa ¿no? ¿Por qué tendrán ese color? Es mucho más fácil seguirlos cuando corren, cosa que con los cazadores no les viene muy bien. Pero bueno, tendrá su motivo, a mí que me lo expliquen. ¿Será tema atracción sexual macho-hembra?

Miazuldemar dijo...

-Jesús D. Pues yo los veo en prácticamente todas las salidas. Siempre decimos.."venga, que nos falta aún el corzo de rigor, si no no nos vamos a casa" :):):) Antes no los veía nunca, y mira que llevo años saliendo, pero ahora es increíble, debe de haber más, no sé!! Aunque claro, dependerá de si el sitio está muy transitado o no por gente, imagino.

- Gracias Ralph. Sí que lo son. Es un soplo de aire fresco verlos "en directo" correr por el monte.

Bsos a todos!!!

ANZAGA dijo...

...pues por aquí sólo en zonas muy concretas. Tienes suerte con los corzos.

En mi última visita a Cabañeros vi algunos aunque los guardas dijeron que no los veríamos, pero cierto es que allí estaban, quietecitos...

Saludos.

Javier 16 dijo...

El escudo anal blanco erizado de los corzos, corresponde a un acto reflejo de alarma, la cual interesa que sea visible entre los miembros de esta especie que vive agrupada. De este modo, es advertida por sus componentes para huir sin demora.
Saludos.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Aunque tengo la fortuna de contar diversos encuentros con corzos, nunca me parecen bastantes.
Es una de esas escasas especies que parece estar en plena expansión, "gracias" al abandono de los montes (digo "gracias" porque ese abandono facilita su mayor combustibilidad). Y, precisamente, el estar asociado a bosques y matorrales de cierta espesura debe ser lo que explica su semáforo trasero blanco, que resulta eficaz para mantener el contacto visual en la maraña vegetal, pues el resto de su pelaje pasa totalmente desapecibido.
Saludos, a vosotros y a los corzos.

Miazuldemar dijo...

-- No sé Anzaga, yo creo que es que hay más, o es que he aprendido a verlos :):)

--Uhm!!! Javier puede que tengas razón!! Pero a la vez es peligroso para ellos, pues una vez descubiertos es muy fácil seguirlos con ese escudo blanco. A veces los he visto huir de los cazadores y siempre pienso...pobrecillos, si es que llevan una diana detrás! Se les ve a la legua!

--Pues sí Fco Javier, debe de ser ésa la explicación. Yo lo que no veo últimamente son ciervos, pero corzos todos los que quieras. No sé, será la zona!

Bsos a todos!!! Y gracias!!

Asterina dijo...

Qué bonitos son! Yo también he tenido la suerte de verlos en 3 ocasiones. Nunca los he oido, pero quizás es que no he sabido escuchar. Un saludito

Miazuldemar dijo...

Sí que lo son. Gracias Aster!

sebi_2569 dijo...

impresionant your photo; bravo

Miazuldemar dijo...

Gracias!! Transmitiré las felicitaciones al fotógrafo!!

Santa Biología dijo...

Precioso nuestro duende del bosque cuya biopausa embrionaria ya ha dejado atrás.

Ya una vez entre-abierta la puerta del otoño es impresionante perderse en el monte escuchando sus ladridos encelados y hormonados, un ladrido seco y profundo que da paso a la jodienda, arcaica y arraigada práctica para todo hijo de vecino que se deje caer por Gaia.

Enhorabuena por el blog.

Un saludo

Miazuldemar dijo...

Gracias. Un saludo.

Miguel dijo...

A ver para cuándo una próxima entrada. Ya hay mono.

saludos

Miazuldemar dijo...

Sí, tengo ésto un poco abandonado, bueno, todos los blogs en general, pero es que ahora tengo que estar pendiente de otras cosas y no me encuentro con fuerzas. Pero...VOLVERÉ!!! ;)

Homo libris dijo...

¡Ay, qué precioso! Que no les falte donde correr ni a nosotros oportunidad de verle. ¿Sabes que al ver el título de la entrada pensé que hablarías de otro duendecillo de nuestros bosques? ¡El lirón careto, cómo no!

Un abrazo.

Trotalomas.

Miazuldemar dijo...

Sí!! Precioso!!!!

Qué ganas de volver a salir al monte tengo. Estoy de parón pero ya por poco tiempo!!! ;)

Un abrazo!