viernes, 14 de octubre de 2011

Mantis religiosa

.
.

 
Llevo varias salidas campestres encontrándome con Mantis religiosas, una en particular con el abdomen muy hinchado, por lo que creo que estaría próxima a una puesta. Siempre me han atraído mucho, por no decir que se trata de uno de mis insectos preferidos junto con los Lucanus Cervus. Su aspecto alienígena me fascina -aunque más bien es el hombre el que se fija en los animales para diseñar sus "monstruos"- y esa cabeza articulada capaz de girar 180º que hace que no se le escape un detalle de lo que ocurre alrededor me encanta. Disfruto como una niña teniéndola entre mis dedos observando sus sigilosos movimientos. Los ojos son otro punto atrayente muy destacable. Sobre el tema recomiendo esta entrada del blog "Notas de campo y jardín" del amigo Jesús Dorda.

He aprendido bastante de ellas leyendo otros blogs, ya que creo que no soy la única fascinada por este insecto. Invito a enlazar también a esta entrada de "Diminuto Blog", no dedicada a una Mantis, sino una Empusa (si cabe más elegante aún) y su ooteca. Mediante la cual, llevada por mi curiosidad dí con este vídeo del nacimiento de mantis religiosas cuyas crias al nacer son capaces de devorar a sus hermanos, aunque no esperéis verlo, no es el momento captado en el vídeo.




No son tan frágiles como parecen nuestras amigas, aunque no sea verdad que sean venenosas como demasiada gente erróneamente cree, o que se coman al macho siempre que copulan, pero tienen su "aquel" voraz.

Espero que me hagáis todos los deberes que os he dejado. ¡Nos vemos!


22 comentarios:

Miazuldemar dijo...

Por favor, que nadie se dedique a mirarme los padrastros de las manos. Pena que no me arreglé las uñas ese día.

Por cierto, qué vista tienen, ésta concretamente seguía con la cabeza a mi compañero, que estaba metros más allá, y se aferraba a mi mano cuando se acercaba, notaba sus patas clavándose en mí cuando se ponía nerviosa. Qué cosas, sienten, padecen, se asustan...como cualquier ser vivo, por pequeñito que sea. Viditas diminutas.

Mr Blogger dijo...

Me encanta tu comentairo. Ese tipo de detalles es el que siempre pasamos por alto cuando tratamos con insectos, no los vemos como animales (al menos no como vemos a un perro o a un gato) y nos perdemos muchas cosas por ello.

Miazuldemar dijo...

Sí, mucha gente los pasa por alto, o sólo se quedan en la repugnancia que les producen. Si ahondasen un poco en ellos verían que son sumamente interesantes además de bonitos. Se merecen que les miremos con otros ojos, pues eso, ¡viditas diminutas!

¡¡¡Bsos Mr!!!

Guillermo García-Saúco ~ (W. Elderberry) dijo...

Hola Sauria, las mantis también me fascinan a mí. De pequeño (o sea, hace poquitos años) solía criarlas y soltarlas luego. Observar su ciclo biológico era maravilloso, incluso aprendí a manejarlas sin conseguir que se asustasen, cosa fácil. Tienes toda la razón, son seres que viven, sienten y sufren, como todos. Hace poco, en una práctica de clase, vimos una gota de agua al microscopio. ¡La de bichillos que había por ahí! Iban todos nadando, comiendo, corriendo... estos seres son maravillosos y viven sus vidas sin que nos demos cuenta, lástima que solamos creer que somos algo aparte.
Un saludo :D

Asterina dijo...

Los insectos son asombrosos...no entiendo cómo a la gente les asustan tanto algunos, supongo que es falta de información... toda forma de vida merece nuestro respeto.

Lo urgente no me deja tiempo para lo importante...siento mucho lo de tu agapornis.... hacía tiempo que no pasaba por aquí. Besos!

Jesús Dorda dijo...

El principio del otoño es el momento en que las mantis y sus primas se dejan ver. Casi todas son hembras próximas a realizar la puesta. Es como si antes de decidirse a poner sus huevos quisieran cambiar de aires para proporcionar a su descendencia otro lugar para vivir distinto del suyo. Así las encontramos en los caminos y los muros, mientras que en verano no salen de la vegetación donde pasan desapercibidas.
Gracias por citarme. Este año he fotografiado un par de ellas y también su ooteca, pero el enlace que pones está demasiado reciente, esperaré a tener más material.

Miazuldemar dijo...

-Qué bonito comentario Guillermo. Y qué curioso lo de la gota de agua que comentas. Me encantaría verlo. Vida hay en todas partes! Gracias!

-Nada Aster, que mantener un huerto quita mucho tiempo. :))))) Me encantó tu entrada. Muchas gracias por el "pésame" :((.

-Esperaré esa entrada Jesús. Gracias por aportar tus conocimientos. No pensaba yo que era en Otoño cuando hacían la puesta, siempre me imaginé primavera. La mantis que observé el otro día estaba a reventar la pobre! Bien que has confirmado mis sospechas. Siempre aprendo de tí.

Abrazos a todos!

Ralph dijo...

Anda seguro que sólo se comen a los que no las satisfacen ;)

Miazuldemar dijo...

Hola Ralph. El tema es que se vuelven un poco agresivas en este periodo.

Tú ten cuidado con tu "mantis", no te deje las uñas clavadas en la espalda ;))

Saludos!

coco dijo...

En esta época del año, entre las mantis y las arañas voladoras, en mi balcón se montan unas fiestas que ríete tú de los afters.

Miazuldemar dijo...

Jajaja, pues nada, ya tienes entretenimiento. Con esos invitados en casa se siente uno mucho más acompañado. Es mucho más interesante que ver la tele, te lo aseguro. Yo mantis no, pero el otro día me encontré una salamanquesa en pleno pasillo de mi casa, contando que vivo en un 9º piso y en ciudad, no sé bien cómo llegó hasta allí. Me gustaría habérmela quedado, con esos ojitos tan bonitos que tenía, esos deditos...para que me protegiera de mosquitos y demás, pero no, la tuve que desahuciar a la pobre, cual hijo de vecino que no paga su hipoteca.

Besos Coco!

Jesús Dorda dijo...

Hola Mamen, veo tu respuesta anterior hablando de la salamanquesa. No te apures, déjala en la ventana o en la terraza. Ellas viven en las paredes de las casa, por muy altas que sean. Yo vivía en un 7º y allí estaban tan panchas. Se esconden en los huecos del doble muro o en las cajas de las persianas. Eso sí, viven más y mejor en las casas viejas, que tienen más recovecos, tejas, etc.

Miazuldemar dijo...

Sí!!! Me sorprendió mucho, porque encendí la luz y la vi correr por el suelo del pasillo. La cogí y la saqué al pollete de la ventana. Me daba cosa siendo un 9º, pero bueno, confiando en su fuerza trepadora ahí la dejé. Era muy muy pequeña, la más pequeña que he visto. Algo así como medio dedo o poco más, de cabeza a punta de cola. ¿Estaría buscando cobijo para pasar el invierno? Al poco vi otra igual en tamaño por la calle en una pared. Últimamente veo muchas lagartijas y salamanquesas, están aún activas por el calor.

Gracias por los consejos Jesús!

Javier 16 dijo...

Tienen las mantis un extraño poder de atracción. A pesar de ser terribles depredadoras, uno sucumbe a sus encantos ¿Será su mirada…?

De pequeño siempre tenía alguna porque eran fáciles de mantener.

Saludos.

Lluís Sogorb dijo...

Estoy contigo. Son las mantis unos insectos fascinantes. Es imposible no detenerse a observarla cuando te cruzas con una de ellas.
Y en efecto, los insectos también sienten, se asustan... está muy bien el recordarlo, pues siempre se les suelen ver como seres ajenos a todo esto.
Un abrazo

Miazuldemar dijo...

-Hola Javier, sí, son por así decirlo muy seductoras, además son tan elegantes! A mí me atraen mucho. Depredadoras a tope, pero habéis visto el vídeo que he enlazado donde se está comiendo un colibrí!!!!???? A mí me sorprendió. Son realmente muy buenas cazadoras!

-Gracias Lluís, hay que trabajar un poco en ese tema, para cambiar el chip a muchas personas.

Un abrazo a los dos.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

La mirada de la mantis...(aparte de sonar a título de libro interesante) siempre resulta hipnótica.
Pero sentir en la mano sus emociones debe ser todavía más cautivador.
Saludos.

Miazuldemar dijo...

Pues sí es emocinante FJavier. Creo que es la primera vez que un insecto me transmite una sensación a través del tacto de ese modo. Supongo que una vez que a mí me identificó como "no amenaza" sólo le quedaba estar pendiente del otro sujeto que se aproximaba. Cuanto más se acercaba más me clavaba las patas, lo notaba!!! Qué cosas!

Saludos!

Javier 16 dijo...

No me había fijado en el enlace de la mantis agarrando al colibrí que, por cierto, logra zafarse del agresor aunque parece que pierde algunas plumas del ala. No me lo podía creer.
La imagen de la mantis comiendo un colibrí ya no sé qué creer, al no ver la captura, sospecho que tal vez pueda también alimentarse de especies muertas. En fin, la entrada tampoco da muchos datos.

De piedra me he quedado (casi me ha cambiado el sentimiento sobre estos bichos).

Saludos.

Miazuldemar dijo...

Bueno, no es de extrañar el último vídeo, mira lo que pone Wikipedia: "Para alimentarse, es capaz de cazar ranas, lagartijas, pequeños ratones y colibríes". Está claro que los colibríes la ven como una amenaza, por eso la atacan nada más verla (y la dejan un poco maltrecha, la verdad). Lo de zafarse del agresor no lo veo claro, pues ambos salen enganchados, quién sabe cómo acabaría la cosa.

En fin!!! Cuestión de supervivencia!!!

Saludos Javier! ;)

elcamperoinquieto.com dijo...

Muy interesante.....las mantis dan mucho juego y lo del colibri,,,,muy desagradable, si te soy sincero lo que mas grima me da la natura es que algo se como avivo a otro......
Saludos camperos.

Miazuldemar dijo...

Hola Campero. Sí, para mí es lo más crudo de la naturaleza, pero es así, es cuestión de supervivencia. Al menos no cazan por placer, sino para comer. Los humanos no podemos decir lo mismo.

Saludos camperos! ;)