jueves, 15 de mayo de 2014

En contestación a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía


Para los que enviásteis el escrito de la entrada anterior a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, sabréis que la Consejería ha contestado muy rápidamente, lo cual es de agradecer. Pero a nuestro parecer, de forma insuficiente. Por lo cual, hemos redactado otro párrafo que se puede mandar igualmente por medio del buzón http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/buzon/?lr=lang_es en el apartado Opiniones/Sugerencias.
 
"Habiendo recibido respuesta, con código identificador....x.... a mi escrito sobre mi preocupación por la situación del lobo ibérico (Canis lupus signatus) en Andalucía, y habiendo leído el Plan de Conservación del lobo que adjuntan, he de manifestarles que me parece del todo insuficiente, puesto que éste se basa principalmente en medidas de prevención de ataques y compensación de daños, sin tratar en ningún momento medidas que permitan la recuperación de la población del lobo. 

Comprenderán que ya no es tanto necesario un plan de conservación, como un PLAN DE RECUPERACIÓN de la especie, el cual establece el artículo 56 de la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, porque tal como indican en su Plan de Conservación, el lobo es una especie en peligro crítico de extinción en Andalucía. 

Cito dicho Artículo 56 de la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, en lo que se refiere a efectos de la inclusión en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.."1a) La inclusión de un taxón o población en la categoría de «en peligro de extinción» conllevará, en un plazo máximo de tres años, la adopción de un plan de recuperación, que incluya las medidas más adecuadas para el cumplimiento de los objetivos buscados y, en su caso, la designación de áreas críticas. En las áreas críticas, y en las áreas de potencial reintroducción o expansión de estos taxones o poblaciones definidas como tales en los planes de recuperación, se fijarán medidas de conservación e instrumentos de gestión, específicos para estas áreas o integrados en otros planes, que eviten las afecciones negativas para las especies que hayan motivado la designación de esas áreas". 

Es por tanto que solicito un PLAN DE RECUPERACIÓN para el lobo ibérico en su comunidad. Atentamente..."

La verdad es que sería muy triste dejar que el lobo ibérico se extinguiera en Andalucía debido a la dejadez de todos. Os animo a participar de nuevo


 Fotografía tomada en condiciones controladas en el Centro de Naturaleza Cañada Real.


Para los que aún no habeis leído la primera y rápida respuesta de la Consejería, a la que damos contestación, os la dejo aquí:

"Le agradecemos ante todo la sensibilidad mostrada ante temas ambientales y que nos exprese su opinión al respecto. Asimismo, le informamos que su mensaje sobre el lobo ibérico ha sido transmitido a los organismos competentes en la materia. 
 
En este sentido, le comunicaremos cualquier información que los técnicos nos faciliten sobre su mensaje. 

 
Asimismo, le informamos que en 1984 Andalucía comenzó a desarrollar la normativa en lo referente a la conservación de la naturaleza. El lobo recibe una mayor protección con el Decreto 4/1986, de 22 de enero, por el que se amplía la lista de especies protegidas y se dictan normas para su protección en el territorio de la comunidad autónoma de Andalucía. Estableciéndose entonces, un régimen de indemnizaciones para los daños de lobo sobre ganado. Desde 1986 hasta la actualidad, la administración andaluza ha indemnizado los daños relacionados con lobo a ganaderos. 

 
La Directiva Hábitats en 1992 incluye a la población de lobo ibérico al Sur del Duero en el ANEXO IV, como especie de interés comunitario que requiere una protección estricta. En la actualidad, la población de Lobo en nuestra Región queda incluida en el Listado Andaluz de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, creado por el artículo 39 del Decreto 23/2012, de 14 de febrero, por el que se regula la conservación y el uso sostenible de la flora y la fauna silvestres y sus hábitats. La inclusión en el listado de esta población de lobo, exige la evaluación periódica de su estado de conservación. 

 
La década de los noventa se caracterizó por un desconocimiento de la situación de la población de lobo en Andalucía. Así, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía encargó a la Universidad de Jaén el proyecto de investigación titulado “Bases para la elaboración del plan de conservación del lobo en Andalucía”. De 1997 a 2003, se recopila diferente información sobre distribución, tamaño de población, problemáticas y algunas medidas de conservación, así como aspectos genéticos de la población. En el estudio se obtuvieron datos que revelaban la presencia de lobo en dos áreas diferenciadas, un Núcleo Occidental y un Núcleo Oriental de Sierra Morena. Además de obtención de citas aisladas entre ambos núcleos.
- En 2003 la Consejería pone en marcha el “Programa de actuaciones para la conservación del lobo en Andalucía” para intentar atajar el fuerte declive de los dos últimos siglos. El programa se centra en solucionar conflictos con la población humana, centrándose en el sector ganadero. Contemplando también un seguimiento de los grupos localizados por el equipo del programa de conservación. 

 
El plan contempla tres líneas principales de actuación: 

 
a) Asesoramiento y concienciación a ganaderos.
b) Prevención y/o compensación de daños a ganado. (Decreto 4/1986)
c) Seguimiento de campo.

En el período 2003-2013 han logrado lo siguientes objetivos: 

 
• Confirmación de la presencia del lobo en Sierra Morena.
• Instalación de medios preventivos en las explotaciones ganaderas para evitar daños sobre el ganado (rediles, barbacanas, balizas luminosas, pastores eléctricos etc.) lo que ha llevado a una disminución drástica del número de ataques a ganado.
• Agilización en los trámites de indemnizaciones de daños al ganado.
Formación dirigida al personal de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio relacionado con zonas de presencia actual del lobo y sus áreas de influencia, para mejorar sus conocimientos sobre la especie. 

 
En Andalucía se ha venido haciendo un seguimiento de la especie en zonas en las que se conocía su presencia mediante esperas auditivas de aullidos, itinerarios de censo, entrevistas, observación en puntos fijos, localización de ataques a ganado doméstico, observación y estudio de piezas de caza mayor matadas por los lobos.

No obstante, en los últimos años se observa una disminución en el número de indicios que revelan su presencia. Al no haber realizado con anterioridad un censo o seguimiento de la especie en toda el área potencial desconocemos la situación exacta de la especie y su evolución en los últimos 6 o 7 años, desde cuando parece haber cambiado la tendencia estable. 
 
En consecuencia, Andalucía está realizando un censo coordinado a nivel nacional, con el objetivo final “Estimación del número de grupos reproductores y su distribución geográfica”. Este trabajo se basa principalmente en itinerarios en las áreas de muestreo. Dicho trabajo se está llevando a cabo durante el 2014.

PLAN DE ACCIÓN PARA EL LOBO IBÉRICO EN ANDALUCÍA

La acción central del Programa durante este año es la de obtener información acerca de la densidad real de la especie en nuestra comunidad. Tras obtener los resultados de censo se prevé continuar con las acciones, implementando nuevas medidas necesarias para la conservación de la especie. 

 
Finalmente, por si le resulta de utilidad le sugerimos que consulte el contenido del siguiente apartado de la web de la Consejería."


 http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/site/portalweb/menuitem.7e1cf46ddf59bb227a9ebe205510e1ca/?vgnextoid=216c2b7b3b42a110VgnVCM1000000624e50aRCRD&vgnextchannel=a1bff703e8207310VgnVCM1000001325e50aRCRD

Visita nuestra siguiente entrada: Silencio administrativo de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.