miércoles, 8 de octubre de 2014

Ciber-acción contra Isabel García Tejerina por su guerra contra el lobo

. . 
.

 Imagen obtenida del diario El Norte de Castilla


El pasado día 7 de septiembre en el diario “El Norte de Castilla” pudimos leer la reunión mantenida entre la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y su homólogo francés, Stèphane Le Foll para cambiar "la norma del lobo" y de esta forma quitarle la protección al lobo al sur del Duero, destacando la declaración realizada por la Ministra:


«Mantengo el compromiso de mi antecesor en la lucha contra el lobo»


Consideramos tales declaraciones como un hecho inasumible para nuestra sociedad, porque precisamente la titular del Ministerio de Medio Ambiente, es quien debería velar por la convivencia entre la fauna silvestre y el mundo rural, como viene recogido en la Directiva Europea 92/43/CEE del Consejo de 21 de mayo de 1992 o en la Ley 42/07 de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, pero en cambio, se fomenta el odio a una especie que está declarada como especie de interés comunitario por la UE.

Por ese motivo, vamos a enviar un escrito de queja al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y os animamos desde aquí a que hagáis lo mismo rellenando el formulario que os adjuntamos:


La forma de envío es muy sencilla, tan sólo tenéis que rellenar el formulario con vuestros datos y enviarlo al email : informacionma@magrama.es

Recordad que al lobo lo matan por evitar tensiones sociales con el sector ganadero o el colectivo de cazadores, demostremos que esas decisiones crean tensiones sociales con los que sí queremos al lobo en nuestro territorio.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Si veis que ignoran el mail al quedar sin respuesta, mandad el texto resumido al buzón de atención al ciudadano. 




.
.

2 comentarios:

Javier G. dijo...

Que asco, el recambio es igual de indeseable...

Lienzo tierra dijo...

Y que lo digas.