martes, 9 de septiembre de 2008

La Habana: una experiencia. PARTE II

Partes relacionadas:
Parte I
Parte III
Parte IV
Parte V


LA GENTE


La gente es lo mejor y lo peor de La Habana. Lo peor lo relaté en la entrada anterior y gira en torno a los "jineteros" y timadores, que están por todas partes al acecho. Sin embargo lo mejor de la Habana también es su gente, la gente normal del pueblo. Gente alegre y abierta.

En una semana no da mucho tiempo a conocer a nadie, aparte los turistas llegamos allá un poco cerrados ante el acoso de los "cazadores" y nos cuesta tomar confianza con quien sea, cosa que ellos no entienden mucho porque tienen un carácter totalmente distinto. Creo que eso hizo que me perdiera mucho de la gente normal. No sabes en quién confiar y en quién no.

Las personas mayores te suelen hablar sin tapujos y nunca te piden nada. Muchos son descendientes de españoles, hijos de padres que emigraron allá en su día, les alegra comprobar que los de acá les visitamos y te preguntan todo lo que se les ocurre. Algunos incluso nacieron en España, como la señora Mercedes, de ochenta y muchos años, que nació en Pontevedra. Nos llamó encantada cuando se dio cuenta de que éramos españoles, nos contó parte de su vida y hasta nos obsequió cantándonos unos chotis por ser de Madrid. No podía creer que ni nosotros nos supiéramos la letra, y al decirle que la gente joven aquí ya no cantaba esas cosas se apenó mucho. Qué maja la señora Mercedes. Nos plantó un par de besos así sin ton ni son.

Se dice que El Malecón es "el sofá de La Habana" donde sus habitantes se sientan a ver pasar la vida, y vaya si es verdad. Aparte es el entretenimiento de muchos que no tienen otra cosa ya que no tienen mucho dinero para gastar. El atardecer con el sol poniéndose es precioso, pena que no tomé ninguna - me quedé sin pilas -. Allí conocimos entre otros a Miguel padre y Miguel hijo, y que más bien parecían amigos.

Bebiéndose su botella de ron nos contaron sus cosas y finalmente querían llevarnos a no sé qué fiesta de santería africana. Vete tú a saber para qué; el caso es que tienen mucha tradición africana, no en vano la población negra es descendiente de esclavos africanos.


Nos dejaron ver que entre ellos también hay racismo, los más oscuros de piel nunca dan la cara al público, trabajan en labores más bajas que los mulatos o blancos.



Para empaparse del espíritu afrocubano, nada mejor que dejarse caer por el Callejón de Hamel, decorado por Salvador González, con murales coloridos y esculturas realizadas con materiales de deshecho. Conocimos entre todo este ambiente a Lorenzo, un negrito con el que mi compi aparece charlando en el vídeo. Tenía muchas ganas de conocer México y España, pero bien es sabido que los cubanos no pueden salir de su país así como así, y tú eres su único contacto con el exterior así que intentan saber de otros países preguntándote a tí, que puedes moverte libremente.

La verdad que es una pena. La gente es bastante culta, y una persona que puedas pensar que por su aspecto no tiene demasiada cultura, cuando entablas conversación te sorprende. De hecho nos sorprendimos muchísimas veces. No me refiero a Lorenzo, sino a otras personas que conocimos. A él se le veía un chaval bastante majo, me arrepentí de no tomarnos ningún tipo de dirección para seguir manteniendo el contacto.





El vídeo está fatal, nunca pensé en colgarlo, pero me ha dado por ahí. Se capta bien el ambiente. Lo grabé sin saber bien qué grababa porque lo hice con el brazo en alto y salió lo que salió. He intentado centrarlo pero no hay manera.


También en el Malecón conocimos a una familia con la que entablamos amistad, omito entrar en más detalles por respeto a ellos. Tienen dos churumbeles y una situación económica muy delicada.



Desde la azotea de su casa con unas vistas preciosas al Malecón. Sí, uno de los muros ya no existe, el otro está que se cae. Ésto son las casas de La Habana señores.

Corredor

La mayoría de la gente espera que les ayudes de una forma u otra. No te piden directamente (bueno, muchos sí) pero te empiezan a contar cómo viven y te mueven el corazoncito. Y una vez comprobando por tí mismo que lo que te cuentan es real (una casa más pequeña que mi salón, sin ventanas, sin cocina, sin baño. Unas escaleras de madera por donde apenas se puede subir sin que se desmoronen y donde no sabes cómo no ocurre una desgracia un día, un suelo quese hunde y sobre el que es necesario poner tablones por si las moscas, 10 euros de sueldo al mes, un niño enfermo sin que le hagan llegar medicinas...) pues todo lo que les puedas dar te parece poco para ellos. Digamos que se hacen amigo tuyo por necesidad, el turista es su única salida en un país que vive un estado policial, y en el que si te ven dándoles una bolsa o lo que sea se lo quitan.

A los españoles nos tienen cierta estima pues nos solidarizamos más con ellos, les ayudamos más que otros turistas a pesar de ser los más pobres de Europa y al fin y al cabo somos la "madre patria" como ellos dicen. Supongo que también el idioma nos ayuda a conectar mejor.

Los cubanos están discriminados en su propio país comparados con respecto al turista, por ejemplo en la heladería Coppelia, una de las más famosas de La Habana, ellos tienen que esperar interminables colas para entrar y sentarse, los ves en la calle esperando mientras un vigilante les da paso. Tú por ser turista entras sin problema alguno, sin esperar nada, eso sí, a otra parte, nada de mezclarte con ellos. Tampoco podían pisar un hotel, ahora se les ha levantado esa prohibición pero no pueden subir a una habitación - en otra entrada hablaré sobre el turismo sexual - aunque sí tomarse algo en el bar del hotel contigo.
Aún así la gente se desahoga como puede. Muy curioso ver unas discusiones todas las tardes en el Parque Central. Lo primero que piensas es que se están pegando, pero no, están discutiendo, cada uno en su grupo, sobre béisbol (pelota lo llaman allá). Es todo un arte, incluso para discutir tienen
las mismas reglas que para el béisbol, se dan toques de pecho y todo. Jamás llegan a las manos pero el murmullo de la discusión llegaba hasta la ventana de mi habitación. Es una costumbre que al que es de fuera asombra, porque parece que se van a pegar de un momento a otro de lo acalorados que se ponen, pero no. Es así la cosa. O se discute así o no se discute, que el béisbol se lo merece, sobre todo después de conseguir la medalla de plata en las Olimpiadas frente a Corea.

Discusiones sobre pelota a grito limpio


Podría hablar mucho más de la gente y sus costumbres. Cada mirada que eches alrededor allí te trae algo curioso.

Otra costumbre que me llamó la atención, la "compra" se sube por la terraza en todas par
tes, ¿para qué subir unas ruinosas escaleras cargados? Bolsa atada en cuerda hacia abajo y paquete para arriba. Sea lo que sea, todo se sube así.



Al menos veías diez bolsas subir y bajar todos los días. Y a la par que se sube la compra se saluda a la vecina.
Resumiendo, la gente es mucho más expresiva y abierta que en Europa. Mirad cómo celebran los novios su boda, recorriendo las calles a golpe de claxon saludando a todo el mundo.



Y por si os quedásteis con ganas de más fotos pues ahí van:








Dama de blanco.



El repartidor de cerveza Bucanero era de lo más pintoresco, con sus rastas. La cerveza muy buena, por cierto.

Y por supuesto el Che que no falte ni en la Iglesia.

29 comentarios:

Mamen dijo...

Y otra vez gracias a mi compi por sus preciosas fotos, sin las cuales estas entradas no serían las mismas. ;-)

Inocencio dijo...

No sé que decir la verdad. En realidad lo mismo de siempre; felicitar a tu compi por la calidad de las fotos, felicitarte a ti por lo bien que cuentas siempre las cosas, por acercarnos un poco una realidad lejana que no podemos apreciar sin ese velo de romanticismo que lo envuelve todo y que no nos deja apreciar lo que realmente ocurre debajo.

Un fuerte abrazo y un saludo, y espero que las cosas te vayan bien.

nitinho dijo...

Pues repito lo de la entrada anterior: ¡qué envidia! La verdad es que, sin haber estado allí, lo que cuentas es más o menos lo que yo me esperaría encontrar si fuese algún día; entre los reportajes de Canal Viajar y tu blog, al menos iría precavido contra 'jineteros' y demás timadores, y también con la misión de conocer a la gente que describes.

¡Esperamos el siguiente! ¡Un saludo, Mamen!

JAVIER ADAN dijo...

Me ha gustado mucho tu post.

uno que pasaba por ahí dijo...

pues ya ves mamen, si no lo remediamos no se donde llegaremos. Yo estoy contigo guapa

qaesar dijo...

Este pueblo sigue maravillosamente vivo A pesar de todas las putadas que llevan sufriendo desde hace décadas, tanto desde dentro como, sobre todo, desde fuera.

¿Cómo serían si de una vez los dejaran vivir su vida libremente?

Bsssssss

Mamen dijo...

Gracias a tí Chenchito ;-)

Gracia Nit, pues te aseguro que yo no es lo que me esperaba encontrar. Había oido ya algo pero lo vi muchísimo más pobre de lo que me imaginaba. No sé, me impactó la pobreza y el acoso al turista, que según he oido con el paso de los años se ha hecho mayor. Pero vamos, cada uno nos lo tomamos de una forma. Lo mejor es experimentarlo por uno mismo y tener una impresión propia ;-)

Gracias a Javier y al que pasaba por aquí también ;-)

Bsos a todos!

Mamen dijo...

Ooops! Qaesar no te vi.

Pues es increíble la alegría que tienen, sobre todo los niños. Se los ve super felices, ajenos a su situación, claro, pero si les vieras disfrutar en las calles..pff. Jobar ya hubiese querido yo una infancia como esa. Qué envidia, de verdad.

Qué de ventanas te hubieras traido de allá ;-)

Bsos!

* Anai * dijo...

Yo estuve en Cuba hace algunos años, en noviembre del 2000. Al leer tu relato veo que han cambiado muy poco las cosas, parece como si yo misma estuviese contando mi propia experiencia. Allá los cambios se producen muuuy lentamente, supongo que esa será la razón.
Gracias por hacerme regresar por un rato a aquel entonces.
Un saludo.

Troglo Jones dijo...

Salud, Mamen:

La verdad que la gente disfruta de la vida, a pesar de todo. Hay que tener ojo con lo que se dice, yo me acuerdo que iba con uno de allí que me acompañaba, en uno de los primeros viajes, y solté con cara de repelús "¿pero en esas casas vive gente?". Y el tío me dijo, muy sorprendido "pues claro, yo vivo en una como esa". Tierra, trágame.

Un abrazo, y gracias por compartir tu viaje.

soybecaria dijo...

Me ha gustado más que la primera parte, Mamen. Las fotos, de nuevo, son estupendas. Y lo que se veía en el vídeo también me ha gustado mucho. Esas casitas de colores, la chica embarazada asomada a la puerta, la gente bailando...

Me tienes que contar más.

Mr Blogger dijo...

Beca, acaparadora :D

un mojito a mi salud cuando eso ;)

Mr Blogger dijo...

Jo ya me he pasado varias veces por aquí y no había visto aún el vídeo... ¡Mamen, bailando no se puede sacar un vídeo que sale movido! :D

Hominicaco dijo...

eres muy fuerte mamen, con la de tias buenas que tiene que haber en Cuba y coges y me sacas un video donde se ve una abuela moviendo un pandero de dos metros de diametro. muy mal muy mal.

Mamen dijo...

Hola Anai , gracias por pasarte. Me da que no ha cambiado mucho, no. Ni va a cambiar en mucho tiempo.

Troglo ¿para qué vivir si no es para disfrutar sea como sea? ;-)

Embarazada Beca ? pues ahora me fijo, nu se nu se, barriguilla sospechosa sí, tienes razón. La verdad que no me he dado cuenta nunca, jajaja. Te tenía que haber llevao de viaje para que observases y me dieses detalles.

Mr pues no me extrañaría que estuviese bailando, recuerdo alguno en el que sí que estoy bailando según grabo, jaja, hasta que me di cuenta claro. Joe es que se me van los pies, es mu fuerte lo mio.

Jajajajaja, Dren , pues tienes razón. Lo he hecho sólo porque sabía que iba a jorobarte. Nooooooo, de verdad que no sabía bien dónde enchufaba, no miré. Bueeeeeeeeeeeno si encuentro una de una mulata buenorra te la pongo.

Bsitossssssssss!

Kaos dijo...

Niña que bien cuentas las vivencias, y como dibujas con palabras a la gente....

El día que me vaya a recorrer la India vamos a llevarte por el gusto de ver como relatas la experiencia después...

soybecaria dijo...

Eh, pues si me quieres llevar de viaje yo no te voy a poner pegas XD

Miel dijo...

Estaré esperando gustosa el resto de esta magnífica mirada tuya.

Un abrazo desde acá, hasta allá.

Mamen dijo...

Kaos pues para la India mentalízate, me da que es muy duro.

Beca yo te meto en la maleta, que como eres pequeñita cabes. :-) :-) :-) :-)))))))

Miel muchas gracias, te debo una visita!! Lo sé!!

soybecaria dijo...

Kaos, pues sí que te tienes que mentalizar mucho para la India. La gente vuelve de allí con la moral por los suelos.

Mamen, hazle unos agujeritos a la maleta para que pueda respirar y cómprame un pañal de los que usan los abuelillos, que son muchas horas de viaje. También me vendrían bien unos zumitos o algo así.

Mamen dijo...

Beca te puedo meter en la cesta del gato, que tiene su rejilla y todo. Yo creo que cabes, que tengo un gato grande. ¿Te viene bien una lata de Whiskas?

Ah! Tengo que decir que la foto de la señora subiendo la bolsa es mia. Se notaba ¿no? je je je. Es que la saqué medio a escondidas, con todo lo que pillé por delante.

soybecaria dijo...

Yo creía que estaba hecha como a escondidas a propósito. Por mí puedes seguir colgando todas las fotos que quieras, que, sabiendo todo lo que hay en Cuba, siempre serán pocas.

Miguel dijo...

Como imaginaba, la segunda parte no desmereció nada a la primera. Supongo que lo que le queda al pueblo cubano es eso, la alegría de vivir a pesar de todo lo que tienen que soportar: ahora Fidel, antes Batista.

Ojalá algún día puedan ser realmente libres

Enhorabuena una vez más por el post y por las fotos que conseguísteis.

Nos vemos

Mamen dijo...

Gracias Miguel ;-)

Félix dijo...

Ah, me has dejado sin palabras.

el viejo del puro es increíble, y la foto también, con ese color y esas texturas que parece más viejo que Matusalem. Qué buena eres. ¿Para cuándo una exhibition en alguna gallery?

soybecaria dijo...

Mamen, estas fotos las ven los de la tetería y las cuelgan al lado de las que tienen de Marruecos. Por cierto, siguen sin venderlas (es que 50€ es mucho para una foto).

Mamen dijo...

Félix!! Que no son mias!! Son de mi compi, que es muy buen fotógrafo aunque no se lo crea.

Sí, la del viejo del puro parece un cuadro por el tratamiento que la ha dado ¿verdad?

Beca, el martes te pongo la cabeza loca contándote cosas, no te preocupes ;-). Sip, yo estas fotos las veo mucho más bonitas, je je je. Ya quisieran los de la tetería ;-)

Marener dijo...

soy cubana, soy de la habana, las personas que vistes vestidas de blanco es por la religòn afrocubana, tiene que estar asì por espacio de un anio. dices algo que es cierto, podremos tener pobrezas, pero somos mejores que tantos que tiene riquezas que son unos miserables de gente, vivo en Italia, y la sonrrisa que nos caracteriza, a nosotros los cubanos, no le veo aquì por miucho que usan coches lujosos de pacotilla, lo que ams me molesta de algunos de aquì, es como por una basura, le sacan un problema y una historia, de como estos jovenes mal acostumbrados a derrochar, a llorar porque quieren tener el ùltimo juguete, el ultimo vestido firmado, sin dar valor a la vida, envidia?' No, solo realidad de como veo las cosas aquì, seguirè leyendo tu resenia :) saludos de una cubana

Miazuldemar dijo...

Hola Marener. El carácter cubano supera al europero lo mires por donde lo mires. Más tarde me enteré que las personas que van de blanco lo hacen en forma de protesta porque tienen presos políticos. ¿Es cierto? Saludos!