miércoles, 3 de septiembre de 2008

La Habana: una experiencia. PARTE I




VISION GENERAL


La Habana es una ciudad única, si tuviera que escoger un adjetivo eligiría "soprendente". Creo que me va a ser imposible transmitir todo lo que he visto y he sentido allí.

La sensación cuando llegas es inexplicable, al levantar la vista hacia las calles con esos coches tan antiguos, las casas tan antiguas también, tan destrozadas-es la palabra ideal- uno se siente como si hubiese retrocedido en el tiempo o acabase de acontecer una guerra. Todo en ruina, excepto los hoteles y los sitios turísticos. Sin embargo La Habana es una ciudad con una vida extraoridinaria. No hay hora del día o la noche en que no haya gente por la calle, no hay hora del día o la noche en que no resuene la música en alguna parte. La gente es muy alegre, lo cual no se comprende visto desde el punto de vista europeo observando la situación en que se encuentran. Ellos lo llevan en la sangre. Quizá les dé lo mismo estar contentos que tristes y escogen sabiamente lo primero.


Todas las casas están así, la gente vive sin ventanas, sin techo, sin paredes...pero increiblemente viven.

Había oído hablar de la pobreza de la gente en Cuba, pero no pensé que llegase a tal extremo. Si tuviera que escoger otro adjetivo aparte de sorprendente elegiría pobre, MUY pobre. No es de extrañar que las zonas turísiticas estén pobladas de "cazadores" o "jineteros" que intentan venderte puros ilegales y nada buenos, llevarte a comer a tal o cual sitio llevándose una comisión, llevarte a tal casa u hospedaje llevándose una comisión, llevarte en taxi ilegal a donde sea, llevarte en coche de caballos, llevarte en taxi oficial, llevarte en bicicleta, llevarte en coco-taxi, darte la murga con las maraquitas para que les sueltes dinero... Es agobiante.

Me he asqueado muchas veces en este viaje, me daban ganas de meterme en el hotel y no salir, pero en cuanto me asomaba a la ventana y veía la vida de la ciudad estaba deseando bajar de nuevo.

Hay una mafia montada en torno al turista que llega hasta la gente de la recepción de los hoteles, que en cuanto tienen oportunidad te cogen a solas y te piden que les compres puros o lo que sea.

Me he venido con la sensación de que el turista está para que le sangren, de todos los sitios a los que he ido éste ha sido el peor para eso. Por ser turista tienes la obligación de pagar absolutamente para todo, lo malo es que pagas a gente que no lo necesita, porque los que no viven en torno al turismo son los que se mueren de hambre. Pagas por ir al baño en cualquier parte-hasta en el hotel- en los que no hay ni papel, ni jabón, ni con qué secarte; pagas porque te guarden las maletas el día que te vas-en el hotel también-, porque te limpien la habitación- la chica te ha dejado ya el tercer sobre-. Si estás comiendo o bebiendo en alguna parte y tocan música en directo, mala suerte, paso de cestillo y a apoquinar. Y así absolutamente por todo. El turista paga por todo, y todos los que están alrededor del turista se llevan el dinero, y el Estado se lleva un dinero del turismo impresionante. Las entradas a los lugares turísticos son caras, pero ¿dónde repercute eso a la población? No se ve por ninguna parte.

Aparte cuidado con los timadores, a mí me llegaron a pedir dinero hasta por pasear por fuera de un castillo, vamos, hasta por mirarlo. En fin, supongo que la situación en que se encuentran fomenta toda esa picaresca, pero es realmente agobiante, no se puede pasear tranquilo excepto en las zonas que no son de turismo, que fue precisamente lo que hacía en cuanto tenía oportunidad.

En los restaurantes, sólo por ser turista tienes una carta especial, la del "sangrado" la llamo yo, luego te fijas que a los cubanos que se pueden permitir ir ahí, les dan una carta diferente. Yo quisiera haber ido a un sitio de población normal, pero no existe, todo es para el turista. Ellos no tienen más que puestos de bocadillos en la calle, al menos es lo que yo vi. Encontré mucha escasez de todo. Me pareció una ciudad difícil pero que al tiempo engancha.



Pasear por las calles era lo mejor, ver cómo vive la gente. Viven en la calle todo el dia. Los niños juegan con peonzas, con carros de rodamientos, disfrutan de una tormenta en bañador chapoteando en los charcos. Lo disfrutan todo a tope. Sin embargo aquí llueve y escondemos a los niños enseguida en casa. Qué vida tan diferente. Diría que ellos saben disfrutar mucho más que nosotros.

Carros de rodamientos con los que juegan los niños.


Chicos bajo la lluvia en las calles.


Uno de los mejores recuerdos que tengo fue el ver disfrutar a los niños en el Malecón mientras las olas saltaban al paseo. Como no tienen otra cosa ni apenas se pueden bañar allí, pues no hay playa en La Habana excepto a 20 km, y piscina sólo hay en los hoteles de turistas; se entretuvieron toda la tarde en chapotear en el suelo, tirarse en plancha a los charcos, recibir el agua, empaparse...Hacia mucho que no veía a unos niños disfrutar tanto, y sin consolas ni ordenadores ni cosas de estas. ME ENCANTÓ. Yo disfruté viéndoles disfrutar.



Apenas se ve a otro niño escondido refugiado del agua en el muro.




Volviendo del Malecón se puede pasear por los mercados de La Habana, que son casi todos de fruta. Las carnicerías tienen cuatro patas de cerdo y un trozo de carne, pues no tienen cámaras frigoríficas. Pescaderías no vi. Las tiendas tienen un paquete acá y otro allá para llenar mostrador y que no se note la escasez de productos. Luego hay alguna tienda para la "élite" donde los precios son parecidos a los de España. Impensable pagar eso una persona que gana 10 euros al mes, que es su sueldo medio, con lo cual para ellos todo es artículo de lujo, hasta un gel.


Este mercado era de los mejores que vi

La población tiene su cartilla de racionamiento y van a las "bodegas" como las llaman, a coger la ración que les corresponde en azúcar, café, aceite...pero que es tan poco que apenas les llega para subsistir. A partir de ahí los precios están desorbitados para ellos, imaginad comprar un champú de 2 euros (allí son CUC) si tu sueldo es de 10. Es como si ganases mil euros aquí pero el champú te costase ya doscientos euros, pues ¿qué pasa? que o te lavas o comes. Yo no podía creerlo, pero lo comprobé con mis propios ojos, así que cualquier cosa que les des es bienvenida, un gel a medias, un jabón usado, ropa...de todo. Ellos no pueden comprarlo. He llegado a España valorando mucho más lo que tengo y extrañándome de ver todo tan limpio y las tiendas tan llenas de cosas.

Gente haciendo cola en las bodegas.

En definitiva es la visión general que me he traído de allá, pero tengo muuuuchas más cosas que contar. No os libráis tan pronto.



Aún así La Habana me sigue pareciendo única mires a donde mires, a vosotros ¿no?


Si quieres seguir viendo más:Parte II
Parte III
Parte IV

Parte V

20 comentarios:

amor es libertad dijo...

no llegué nunca a ir, hice hace años un crucero que rodeaba cuba pero no la tocaba, conozco algo más puerto rico, que con toda la diferencia sí tiene paralelismos

Mamen dijo...

Hola! Gracias por comentar tan pronto, aun estaba modificando la entrada ;-)

No te puedo decir, no conozco Puerto Rico, pero ésto me ha impresionado para bien y para mal, aunque la experiencia totalmente positiva.

Desde luego es lo más pobre que he visto, aunque claro, no he ido a Africa por ejemplo, ni a la India.

Gracias de nuevo!

Mamen dijo...

Y gracias también a mi compi, de nombre "pofesional" R. Asoma por sus fotos, sin ellas mis entradas no serían lo mismo.

Paco Piniella dijo...

Tengo un blog de viajes, si quieres intercambiamos link. Ya me dices, saludos, Paco.

Mamen dijo...

¡Hola Paco! Como quieras. El caso es que mi blog no es solamente de viajes, es de todo un poco. No sé si irá acorde con tu tema.

Ya me cuentas tú.
¡Saludos!

Mr Blogger dijo...

Genial entrada y geniales fotos si señor. Tu socio está hecho un artista, ha sabido reflejar muy bien la cotidianidad Cubana, y tus descripciones le han insuflado aún más vida a cada una de ellas.

Mamen dijo...

Gracias Mr. La verdad es que tiene fotos muy bonitas. Pena que no puedo poner todas (cientos y cientos) ;-)

soybecaria dijo...

Me encantan las fotos. La de la niña jugando en el agua es muy bonita. Jo, yo quiero ir :(.

Hace tiempo, mi padre comentó que podríamos ir de viaje a Cuba pero de verdad, nada de hotel con todo incluido. Había hablado con un cliente de la sucursal en la que trabaja, que es cubano y tiene a toda su familia allí. Mi madre es un poco rancia y dijo que no, así que nos lo perdimos. Pero yo aún tengo ganas de ir.

Tal como lo cuentas, parece que a la parte que ven los turistas le han lavado un poco la cara para que esté más limpia pero van de pobres para que les sueltes pasta por cualquier cosa. Luego pasas dos calles, llegas a la zona no turística y ves quiénes son pobres de verdad.

Qué pena ver todo tan destartalado. Seguro que si estuviera un poquito más cuidado sería precioso.

nitinho dijo...

¡Hola, Mamen! Vaya viaje, qué enriquecedor parece, sólo con las fotos se me ponen los dientes largos. Yo soy como tú, me gusta más ver la verdadera cara de las ciudades y, en cuanto puedo, me escapo de las zonas más turísticas. Pero nunca estuve en un sitio como La Habana, tal y como la describes.

Espero ansiosamente los siguientes capítulos. ¡Un saludo!

Mamen dijo...

Beca, pues yo creo que es una ciudad que no se puede dejar de visitar. Por todo, por sus cosas positivas y negativas. No sé, a mí me suelen decir que si soy masoca, que por qué me voy a esos sitios. Pero ya no me llena estar tirada en la playa sin más.

Luego hay turismo que pasa de ver todo esto y se dedica a recorrer la ciudad en esos pintorescos coches antiguos o se gasta una pasta en una comida o en otras tonterías. A mí eso hasta me parece un pecado allá viendo cómo está la gente. Pero yo lo entiendo, son sus vacaciones y van a disfrutar. Yo disfruto más mezclándome con la gente, hablando con ella y sabiendo la realidad del país. Aunque me da que me he perdido mucho y que también me he amargado por ello.

He colgado una de las casas más feas que hay. Pero la mayoría son preciosas, antiguas casas coloniales españolas. Si estuviesen rehabilitadas La Habana sería una ciudad preciosa.

Nit!!! Jo se te echa de menos. A ver si reabres tu blog. No te preocupes, que al menos van otras dos partes más. ;-)
Un besote!!

nitinho dijo...

¡Ah, claro!

http://15000dias.blogspot.com

¡Nos vemos por allí!

Troglo Jones dijo...

Hola, Mamen:

Ya lo había leído, faltaba más, pero aún no había comentado. Las fotos, muy buenas, coincido con los demás.

Es un mundo distinto, otra atmósfera, otro sabor. ¿Y no te parece que los países tienen un olor especial? A lo mejor es cuando vas muchas veces cuando lo notas. Dominicana, por ejemplo, huele como a churros, de verdad. Suiza no huele a nada, je, je.

Esa sensación de pobreza te la llevas en muchos lugares de América, el decir "hostias, es mucho más pobre de lo que yo creía". Luego, como que te acostumbras un poco. Excepto en Haití, que es inenarrable.

Y son felices, y te invitan a su casa, te ofrecen lo que no tienen. Eso es lo alucinante.Desde luego, es su mayor activo, su gente. A pesar de que, efectivamente, te agobian si te ven cara de turista. A mí me ven cara yanqui, debe ser por mi aplomo y por el sombrero, y me dicen "mister, gimi uan dólar". Je, je, te envidio el viaje.

Besos.

Félix dijo...

Hola, Mamen.

Esperaba tus fotos con ansia y veo que no me has defraudado. Son ¿cómo lo definiría? Son fotos reales, del mundo real, no lo que te traen los amigos de los viajes (postalistas, las llamo yo).

A mí me da pena cómo está Cuba, sobre todo porque no veo la lógica de los embargos internacionales y todo eso, pero también me da pena pensar en todas las cosas que se pierden, y no hablo de cosas materiales sino de oportunidades y cosas así porque, al final, uno puede ser feliz en la carencia, sobre todo si ignora que hay cosas mejores, pero las expectativas, las perspectivas que se pierden en un régimen tan cerrado que, además, es una isla, es algo terrible.

Me gustan las fotos de los niños. Ilustran algo de lo que te he dicho. Lo de las casas ya lo había visto en fotos de amigos. A mí me gustaría ir pero me da mucha pena ir de turista a un sitio donde se vive así. Quizás algún día me lance y vaya como mi amigo Paco a ayudar en no sé qué (creo que él ayudó a construir un parque público con otros estudiantes de Artes y Oficios de Huelva), pero de momento tengo más que suficiente con 'ayudar' a dos bichitos que tengo en casa y que están creciendo a marchas forzas hacia el instituto.

Espero más fotos, que sé que las tendrás.

Un beso.

Miguel dijo...

Preciosas fotos, y magníficos comentarios. Da gusto volver de vacaciones y ver entradas como esta.Espero impacientemente la segunda parte.

Mamen dijo...

Puf, fotos tengo tropecientas mil. Como veo que os han gustado intentaré colgar más. No si al final os vais a aburrir, je je je.

Troglo no sé por qué todo el mundo me habla del olor de La Habana, bueno sí lo sé, tiene un olor especial, una mezcla de olor a antiguo y a suciedad, pero no es del todo desagradable, no huele ni mal ni tampoco bien. Tiene un olor especial, sí.

Qué gracia, a mí me confundían con cubana en muchos casos, así que alguna ventajilla tuve para que no me agobiasen en ciertos momentos. Lo que pasa que llevando un tio al "lao" con un "peazo" cámara como que no pasas desapercibida >:-( y al final te calan.

Félix pues ayuda allí necesitan mucha, parece mentira que a Fidel no se le caiga la cara de vergüenza por tener así a la gente. Es increíble. Ya os contaré sobre carteles y demás que inundan todo. Vaya comedura de tarro les quieren meter. La primera vez que vas a La Habana vas a mirar y observar, la segunda vez ya vas a otra cosa, con otra mentalidad. Al menos la mayoría de los españoles, que yo creo que somos los que más nos solidarizamos con ellos y los que más los entendemos. Aparte el idioma hace mucho, claro. Así que...anímate!!

Muchas gracias Miguel. Sé que te debo unos cuantos comentarios en tu blog. Jo cómo ibas a disfrutar tú allí cámara en mano ;-). Es una ciudad única para fotografiar (a mí me lo parece).

Bsos a todos!

Mamen dijo...

Por cierto, las fotos se pueden ampliar si pincháis sobre ellas. Esta vez creo que lo he hecho bien :-)

Miel dijo...

Hola, Mamen! Primero, agradecerte por tu visita y tus palabras.
Me da gusto que regresaran bien y estaré esperando el resto de la reseña del viaje, que siempre es lindo conocer otros lugares, ya sea personalmente o por lo que otros te cuentan.
Las fotos son muy lindas, ya quisiera yo tener ese ojo para capturar así la vida.
Bueno, cuídate mucho y un abrazo.

Mamen dijo...

Gracias Miel.

Perdón, perdón, sé que tengo el blog algo abandonado, es que tengo trabajo acumulado aquí y en casa.

En breve otra nueva entrada!!!

Marener dijo...

te cuento algo, la gente que viven en estos sitios que se ven destrozados, son los que mas dinero tienen, te lo puedo asegurar, muchos no trabajan, pero cuentan con cadenas y prendas de oro, costosas, lloran mas miseria de la que en realidad tienen, en los estudios demogràficos, ponen los negosios mas baratos, olvidando que èstos son los mas ricos, creeme que es asì, y digo ricos, con todas las de la ley, el porque de estas casas asì? le gusta vivir mas de la apariencia del bues vestido, a tener una buena cama donde dormir, cosa esta que no apruebo, vivo mejor dicho, vivìa en Miramar, lugar chic de la Habana, y allì, las casas son enormes, lujosas, pero los bolsilloas mas pelao que una gallina sin cresta, esto no todos lo creen, peroe s asì, que existen jineteros?? siempre han existido, pero te aseguro que cuidan al turista, mas miedo tengo aquì en Italia, o en la carretera de bascelona, y perdoname, donde yo turista, con mi marido que tiene problemas de salud, nos rajaron las gomas del cohe y nos robaron, TODOS VIERONA, PERO NUNGUNO TUVO PANTALONES para ayudarnos,s abes que hicieron?' rieron como unos benditos, todos rieron, eso, en mi cuba, no lo encuentras, y te lo aseguro, no desacredito a nadie, porque gente mierda vez en todos lasdos, pero que hasta donde llegaron estos, que viendome, y viendo a mi esposo que es un impedido fìsico, robarnos, NO, y que decir de cuando llegamos al agriturismo!!?? Ese dìa, ese tipo nos dejò dormir en la calle, lindo verdad?? En cuba, por mucha miseria esta cosa, indelicada, no la hacen, es mas, si te ven en dificultad, te ayudan, a nosotros nos tiraron la puerta, gracias a Cal Miramunt, otro agriturismo, pudimos ver a otra espania, una espania que soniaba, de linda con gente linda, porque como bien dices, todos tenemos sangre espaniola, y siempre tienes el deseo de ver algo que pertenece a tus raìces, y gracias a Marìa Angeles, de Cal Miramunt, sito en catalonia, fuimos recibidos aon amor, y tratados como personas. saludos

Miazuldemar dijo...

Hola Marener. Sí, la verdad es que los jineteros se quedan sólo en eso, porque inseguridad yo al menos no sentí. Es cierto que la siento más en Madrid.

¿En serio tienen más dinero que en Miramar? También vi esa zona, y no tiene nada que ver. No sé, a mí me dió una impresión de pobreza bastante fuerte.

Saludos!