jueves, 26 de febrero de 2009

Caracena, villa medieval.

 
Este pueblo soriano siempre me ha gustado por la historia que desprende. Hace dieciséis años, cuando lo visité por primera vez haciendo una ruta, tenía once habitantes. No había vuelto desde entonces, ahora rondará los veinte si cabe, en consonancia con el apogeo del turismo rural .

¡Y pensar que antes los reyes luchaban por conquistarlo debido a la ubicación en la que se encuentra!

Tiene vistas a dos barrancos entre los cuales se levanta. Allá en la lejanía, se puede divisar perfectamente la poderosa Fortaleza califal de Gormaz. Así que la situación estratégica es inmejorable.

Fortaleza de Gormaz desde Caracena

Con un pasado medieval esplendoroso, a Caracena pertenecían treinta aldeas en el S XII. Sus innumerables restos así lo demuestran. El rollo barroco (1738) de su plaza, señala su carácter de plena jurisdicción, de hecho aún tiene su propia autonomía municipal y propio ayuntamiento.


Rollo
La muralla que circunda-circundaba, porque sólo quedan restos- el pueblo es del mismo siglo, así como el puente por donde se entraba a todo el recinto.


El que fue puente románico de acceso

Tuvo también cárcel y un hospital del que ya sólo queda una pared en pie-que yo viera- con un significativo arco conopial de influencia musulmana pero usado en el gótico tardío.

Ventana hospital con arco conopial

Una torre de vigilancia que contaba con dos pisos y una estancia en la parte alta, recibía a los habitantes en la entrada del pueblo. En la foto aparece junto con las dos Iglesias románicas originarias de la primera mitad del S XII. Una es la de Santa María; la otra es sin duda, junto con el castillo, la joya de Caracena.


Torre de vigilancia
Hablo de la Iglesia de San Pedro, con una galería porticada de siete arcos y una torsión preciosa en unas de sus columnas.


Entretenido es observar las escenas de los capiteles.


En ésta luchan dos caballeros aludiendo al orden del Universo.


El castillo es impresionante, del mismo siglo. Tuvo mucha influencia en la época de los Reyes Católicos, en nombre de los cuales se confisca y demuele.



Sin embargo en 1491 se reedifica especialmente concebido para las armas de fuego como indican sus torres (troneras) con numerosos huecos de vigilancia y disparo .

Hoy está totalmente en ruinas y sólo quedan algunos muros en pie.



Lo que fue la puerta de entrada principal

Se derrumbará del todo con el paso del tiempo, y alguna vez dejará de dominar las vista del barranco por el que accedimos a él desde Valderromán, sí, el pueblo vecino de "la gran encina", al que dediqué ya una entrada.




Foso


Interior del castillo
Lo único feo de la jornada fue la gran cantidad de desperdicios que nos encontramos a la llegada a Caracena por el mencionado barranco, que no es un lugar de paso, pero que escogimos para llegar al pueblo. En fin, alguno hasta hubiera cogido piezas para un museo. Muy triste.

Concluyendo, me encanta pasear por sitios que tienen tanta historia, porque como digo siempre..."¡Si las piedras hablasen!" Yo estaría encantada de escucharlas.

Y ya para acabar nos despide el más simpático habitante del pueblo, este cachorro de husky con el que jugueteamos un rato.

Adios guapo.

A ver si algún día me prestas esos ojazos azul polar que tienes.

13 comentarios:

Mr Blogger dijo...

¿Para qué quieres ojazos azules con los ojazos que tu tienes?

precioso sitios, tan abandonados ahora como importantes fueron en su tiempo, pero con su propio encanto. El peso de la historia en cada piedra, en cada muro.

Mamen dijo...

Jajajaja, hombre, no sé, para disfrazarme de vampira para los carnavales me vendrían bien. ;-)

Es que en la foto no se aprecian pero los tenía preciosos en perrillo.

Sí, me encantan estos lugares, me hacen imaginar mucho.

Bsos Mr.

_veriiiTo* dijo...

eii
ese es mi pueblooo
jeje es donde veraneo cada añoo!
si quees preciosoo siii
ademas es lo mejor para pasarlo en grandee!
un besooo!
_uNaCaRaCeNeNsE*

Ralph dijo...

Si, si, para mi que el hueco de la pared lo hiciste tú porque no te dejaban entrar ;-) que después se llena de turistas aquello y lo dejan hecho unos zorros.

Troglo Jones dijo...

Bonito lugar. ¿Sabes si el castillo está en venta? Me vendría bien para relajarme cuando me haga señor y amo del mundo, je, je.

Besos.

Mamen dijo...

Veriiito ¿de veras? Jaja, el mundo es un pañuelo. Bonito pueblo el tuyo.

Ralph qué mal concepto tienes de mí ;-)

Troglo yo para tí veo mucho mejor la fortaleza de Gormaz ¿eh? Mucho más grande y más poderosa para el señor del mundo. Ya me imagino a P Bocazas posado en la punta de una almena vigilando con un whisky en un ala, y la otra a modo de visera encima los ojos, jaja.

Bsotes a todos.

Javier 16 dijo...

Estos pueblos, con la piedra tallada por manos artesanas y abundante trabajo por realizar, dan a la naturaleza ese toque de combinación y convivencia del que antaño disfrutaron. Me gustan las imágenes de este y de todos los pueblos tallados con la roca del lugar, con cultura suficiente para no dejarlas perder.
He curioseado todas las páginas, por cierto, con buena calidad de pólvora. La naturaleza esta muy tocada por la irresponsabilidad humana. Estaremos aquí hasta que su equilibrio se desplome.

Perséfone dijo...

Hay que ver como cambia la vida junto con la historia de nuestros pueblos ¿Eh, Memen? Me ha encantado esta entrada. Cuando veo lugares así (o leo sobre ellos) no puedo dejar de jugar a imaginarme lo que sucedería allí hace montones de años o incluso lo que debe estar sucediendo en este mismo momento.

Por cierto, Es curioso que en todos estos sitios siempre hay algún habitante especial xD

Vaya ojazos...

Perséfone dijo...

Espero que no me mates por escribir mal tu nick. Te prometo que fue sin querer :(

danimetrero dijo...

Es una pena que no restauren estos sitios: por otro lado es muy raro que con tanta historia no haya evolucionado más y tenga tan pocos habitantes. bonitas fotos

Dublin dijo...

la verdad que es una pena, conozco más cosas de las ciudades de Europa que lo he visto en España y no será por cosas interesantes que ver, asi que cuando regrese a Madrid y tenga mi placita ya puedes empezar a enseñarme cosas.

Mamen dijo...

Bienvenidos Javi16, Danimetreto...(a tí Perse no hace falta que te dé la bienvenida). Pues sí, son pueblos en los que se respira algo especial. Supongo que no han evolucionado más porque son casi aldeas, muy muy pequeños aunque tengan una historia impresionante. Una pena que ciertas cosas no se hayan conservado. Habría que haber hecho por ellas.

Dublin, cuando quieras te vienes a alguna ruta. Eso sí, no se permiten quejas ¿eh? ;-)

Gracias a todos.

Iradai dijo...

Que pueblo tan bonito, ideal para perderse.