viernes, 13 de abril de 2012

Aviones roqueros y nidos de golondrinas dáuricas



El sábado anterior fue el día de los aviones roqueros. Bastante difícil que posasen para la cámara debido a su rápido vuelo, así que ésta es la única foto decente que conseguimos.




NOMBRE: AVIÓN ROQUERO
NOMBRE CIENTÍFICO: PTYNOPROGNE RUPESTRIS
ORDEN: PASSERIFORMES
FAMILIA: HIRUNDINIDAE.
ALIMENTACIÓN: Insectívora.
LUGAR DE OBSERVACIÓN: 7 de Abril de 2012


Lo que más me gustó del día aparte del bonito paisaje fue este nido en una cavidad que decidimos explorar, y que yo creo que era de golondrina daúrica por su entrada en forma  de tubo. Si me equivoco que alguien me lo diga.



Sé que la foto no es buena, la tomé con el móvil porque el fotógrafo no me acompañó en la exploración.




Parece ser que la entrada de los nidos la hacen en dirección contraria a la exposición del nido al viento, y así era, desde luego. Son inteligentes.




No tenemos fotos de las dáuricas. Ví una muy fugazmente, la reconocí por su color rojizo. Os dejo un enlace a la fotografía de Manuel Estébanez en "Miradas Cantábricas" que me gusta bastante.

Reseñar que los vencejos ya están en Madrid ¡Qué gusto!

9 comentarios:

Ars Natura dijo...

En las fotos del nido se parecia cómo la golondrina cogió barro de lugares diferentes. Se nota en las hileras de barro de diferentes tonalidades que fue colocando durante la construcción de su casa.

Txatxa dijo...

feliz semana
besos

Tomás Crespo dijo...

Si que fuisteis rápidos con los roqueros ya que su velocidad es de vertigo, así que enhorabuena por la captura.
A mi si que me parece que se trata de un nido de daúrica ese pasillo de entrada al nido de barro, tiene su firma
saludddddddddddddddd

Javier 16 dijo...

La fotografía del avión roquero ha quedado bien, podías haberla aclarado sin pecar de mal arte, puesto que dar más o menos luz no es lo mismo que alterar los colores para resaltar una foto. En este caso, hubiera estado bien disfrutar de más claridad en la foto del extraordinario avión roquero para verlo a placer, lo merece.

El nido de golondrina dáurica me gusta, está entero y se aprecian unas betas de color marrón rojizo del barro que uno de los ejemplares tomó de otro lugar.

Saludos y ánimo.

Jesús Dorda dijo...

En efecto, los vencejos desde finales de marzo ya pasan chirriando por las esquinas de los viejos edificios madrileños. También he empezado a ver alguno pasar por aquí por la sierra, aunque no he podido ir a verlos a los sitios donde sé que anidan, como la presa de Navacerrada.
¡Qué obra de arte son los nidos de las dáuricas! Son verdaderas ceramistas.
Saludos.

Miazuldemar dijo...

Hola chicos!! Qué observadores, me había fijado en las diferentes tonalidades del barro, pero no me había parado a pensar por qué era. Gracias Ars.

Sí que fue difícil tomarles la foto, al menos ésta fue la única que salió decente porque era misión imposible! Gracias Tomás ;)

Gracias por la observación Javier, es que estaba tan bien hecho el nido que merecía foto! Tanto como los aviones. Yo no sería capaz de hacer una obra de barro tan perfecta. Aún no sé cómo lo pueden pegar al techo de esa forma.

Hola Jesús! Pues sí, los vencejos ya están aquí, como todos los años. Me da alegría verlos. Ahora se dejan ver y oir poco pero veremos en un mes.

Muchas gracias a todos. Abrazos!!!

Miazuldemar dijo...

Muchas gracias Txatxa (que te salté, perdón) Igualmente!! Bsos!

Ralph dijo...

¿A qué se debe que tengan esa denominación tan rara????

Miazuldemar dijo...

No entiendo bien a qué te refieres Ralph.