lunes, 16 de junio de 2014

Las cigüeñas no traen bebés en el pico

. .
.
 

Hay veces que las leyendas y la literatura no benefician en nada a los animales, buen ejemplo tenemos en el caso del lobo. Pero en otros casos la idea que ofrecen es tan romántica que cuando uno se encuentra con escenas algo distintas, se caen todas esas imágenes que nos han metido en la cabeza desde la infancia. 

Las cigüeñas se han relacionado con el nacimiento de niños desde la antigüedad, quizá por su aparición en primavera, la renovación, el nuevo ciclo, el renacer.


 


Pero la realidad es bien distinta. Las cigüeñas son carnívoras y oportunistas, alimentándose incluso en los vertederos. Así que la imagen romántica queda un poco lejana. Sobre todo si la observamos intentando desmembrar una paloma para alimentar a su prole aún sin independizar.


 






¡La naturaleza es así! ¡Que no os cuenten cuentos!

6 comentarios:

Jesús Dorda dijo...

Por no hablar de los plásticos y otras basuras que a veces traen para forrar el nido.
Saludos.

Lienzo tierra dijo...

Muy cierto! No se me había ocurrido mencionarlo. Gracias Jesús!

Gui García-Saúco dijo...

Fantásticas imágenes. En Albacete no son comunes, solo son visibles durante las migraciones. Ha habido ocasiones en que el cielo de la ciudad se ha cubierto de cientos de cigüeñas (eso pasó hace tiempo, cuando era pequeño).
Un saludo.

Lienzo tierra dijo...

Es que en realidad no creo que haya tantas cigüeñas como dicen algunos, sino que simplemente se concentran en ciertos lugares. Hay pueblos, como en el que están tomadas las fotos, donde hay un número muy abundante. Te puedo decir que conté unas veintitantas encima de de la iglesia. Sin embargo luego hay otros sitios donde no aparecen.

Gracias Gui!

Javier G. dijo...

Me gustan estas fotos por el valor documental que tienen. Es una gran demostración del oportunismo que ha llevado a la cigüeña a mantener su población estable.
Aparte, las fotos están de cine, al igual que el rebuscado texto.

Si la paloma hubiese sido pichón; lo hubiera interpretado como una solución al no encontrarle padres para su entrega. Estas cigüeñas...

Saludos.

Lienzo tierra dijo...

Muchas gracias Javier. Sí que es cierto. Normalmente nadie se imagina a las cigüeñas así. Hasta resultaba un poco macabra contemplar la escena. Pero como bien dices, deben subsistir, como todo animal. Palomas que comer no creo que les falten. Me recuerda también al oportunismo de las urracas. Tan adaptadas al medio. Saludos!!!