lunes, 23 de marzo de 2009

Canis lupus no se dejó ver.

Entradas relacionadas:
De vuelta a la Sierra de la Culebra I
De vuelta a la Sierra de la Culebra II


Ya he vuelto. No ha habido suerte. Hubiera sido el colofón a unos cuatro días estupendos. He estado en la gloria bendita, en la tranquilidad absoluta. He venido renovadísima y feliz. A ver cuánto tardo en volver al estado anodino.

Como cuento, no hemos tenido suerte. Pero al lobo se le notaba presente. Hemos encontrado multitud de huellas y excrementos, aunque de él ningún avistamiento.

Allí mismo alojados en el pueblo había una pareja de franceses que llevaban toda la semana tras su pista saliendo a las 6 de la mañana y nada, tampoco lo vieron. Semanas antes unos amigos suyos habían estado y al segundo día de observación habían visto una manada de once lobos. Cuestión de suerte. Sin embargo ellos se han vuelto a Francia tal cual han venido. Hace 10 días que el lobo no aparece por la zona.

A la Sierra de la Culebra viene gente de toda Europa a ver a los lobos ya que es el lugar de Europa donde mayor cantidad se concentra, aparte de que es nuestro lobo, el precioso lobo ibérico. Hasta el siglo XVIII esta sierra tenía extensos bosques donde también llegó a vivir el oso, pero por diversas causas se deforestó prácticamente en su totalidad.


Sierra de la Culebra

Podéis observar en estos mapas cómo la población del lobo ha ido mermando considerablemente con el paso de los años debido a la persecución indiscriminada hacia este animal. Menos mal que ahora se empieza a tomar algo de conciencia hacia su protección porque ha estado a punto de extinguirse, de hecho todavía es una especie amenazada. Aún así no puedo entender cómo se subastan monterías de lobo legalizadas por comunidades autónomas como Castilla y León.



Imágenes tomadas de www.loboiberico.com


Hay rutas que empresas de turismo rural organizan para intentar verlos, pero nunca me han gustado esas cosas tan organizadas, aunque así sería más fácil. El tema es que la gente de los pueblos a las que se les está muriendo un burro, llaman y se lo ceden (o venden, imagino) a estas empresas para que lo maten y se lo echen a los lobos. Lugar en el que se lo echan, lugar en el que se realiza la espera. Se pueden ver o no, depende de si estás allí en el momento adecuado. No estoy de acuerdo con el uso de cebaderos. Ya no sólo porque dejan vendido al animal, sino porque les trastoca el comportamiento.

Nosotros decidimos intentarlo por nuestra cuenta, como nuestros amigos franceses. Así el sábado nos levantamos a las 5.30 de la madrugada e iniciamos con el cielo cubierto de estrellas una subida a una alta peña -quizá no era el sitio más adecuado, seguro- para comenzar a observar con prismáticos y todo lo que se pudo. No hubo suerte, lo único que pudimos observar fue la salida del sol y el amanecer.




La cuestión es pasarse allí las horas muertas, casi todo el día y dedicarse exclusivamente a mirar, sabiendo que el amanecer y el atardecer son las horas propicias para avistar.

De todas formas nos comentaron después que no era la zona adecuada, ya que en esos valles no están establecidos sino que son sólo lugar de paso. Nos habíamos decidido a esperar allí por la multitud de huellas que habíamos visto pero por lo que nos contaron luego, hay unas tres manadas cercanas y suelen avistarse en el valle siguiente.

La huella de lobo es difícil diferenciarla de la de perro hasta para los expertos, pero en la Sierra de la Culebra predominan por doquier y perros es imposible que haya tantos como huellas vimos por todos lados.

Son de mayor tamaño que las del perro: unos 10 cm x 11 cm para la pata anterior y unos 7 cm x 8 cm para la posterior.




Fijaos en el tamaño, yo no tengo una mano pequeña. Exactamente daba la medida. Y fijaos en la longitud de la uña del segundo dedo.

Aparte no seguían el camino como haría un perro con su dueño, se cruzaban de repente de un lado a otro del camino y se perdían entre la maleza o se mezclaban con las de ciervo e incluso con algún derrape. Cosa ya espectacular sería imaginarse una escena de caza entre los lobos y el ciervo, pero ¿quién sabe? Aquí sí que entrarían nos expertos a observar profundidad de huella y todas esas cosas.

Huella pata posterior de ciervo

De todas formas si logras encontrar las huellas seguidas del lobo, tienen un trote uniforme, mientras que las de perro son más irregulares en su camino.




Las almohadillas de los lobos son más alargadas que las del perro y están más separadas. Las uñas más largas y afiladas osea que se notan más pronunciadas en la huella, y la almohadilla central no es tan redondeada como la del perro, sino que las líneas toman una ligera curvatura hacia adentro.




Otro rastro son los excrementos, grandes, con restos de huesos, pelos de ciervos, corzos y hasta jabalíes. Son generalmente grises debido a la presencia del hueso, pero pueden variar el color según qué haya comido. Sí, también tengo fotos mal que a alguno le pese.





El lobo marca el territorio depositando sus excrementos en cruces de caminos o junto a ellos.


Pues ésto ha sido todo lo que he conseguido. Volveré a ver si hay suerte. La verdad es que me apasiona este animal porque lo veo tan libre, tan salvaje...tan perseguido y amenazado. Aún así ha logrado sobrevivir por el momento y me parece admirable esa capacidad.



Foto de Agusti Miquel Martínez Mussons
realizada en condiciones controladas.

14 comentarios:

Troglo Jones dijo...

Si es que estos bichos son poco serios, quedas con ellos y nada. Tampoco me extraña que pasen de que les veamos, vista su experiencia.

Abrazos.

Mamen dijo...

Pues sí, mira que avisé de que iba. Vaya malquedas.

;-)

artal dijo...

yo es que no creo que tuviera paciencia para esperar a ver si aparecen. me parece un currazo.

Javier 16 dijo...

Jope! vaya master sobre el lobo que has presentado. Ver, no lo has visto, pero te has currado la preparación tan concienzudamente, que haber quién te discute sobre el tema.
No entiendo como a las 5´30 h. estaban las estrellas encendidas.
Saludos.

Mamen dijo...

Hombre Artal pues el currazo es levantarse y subirse hasta ahí durante una hora 20 min de camino y sin desayunar!! Pero luego no hay que hacer nada, sólo mirar, así que mucho curro no tiene ;-)

Javier , pues el cielo empezó a clarear sobre las 6.30 así que a las 5.30 de la madrugada las estrellas estaban aún colgadas en el cielo. De todas formas como está más al oeste amanecerá después, digo yo. A las 7.30 fue cuando aparecía el sol tras la montaña como se ve en las fotos.

artal dijo...

para mi el curro es estarse quieto :-)

Mamen dijo...

Bien pensado tienes razón. Hay que tener mucha paciencia para estarse ahi todo el dia. A mí también me gusta moverme así que toooodos los dias, toooodas las horas del dia ahi quietos como hacian los franceses...no sé yo si aguantaría.

Mr Blogger dijo...

Precioso reportaje si señor. Es una pena que no hayas puesto a los lobos para que no te pidan derechos de imagen y eso...

Merce dijo...

Bueno otra vez será.
Oye qué excursión más chula
Besos

Mamen dijo...

Gracias Mr, Merce.

Si es que yo elegí una profesión equivocada...;-)

hominicaco dijo...

esas cosas que parecen morcillas que son?

hominicaco dijo...

ya has puesto la mierda de moderacionotra vez? fffffffffffffffffffffffff

Mamen dijo...

Drenas son eso, morcillas. Te las dejan por el camino por si tienes hambre. Si está todo preparao. Por ejemplo, las huellas las van haciendo con un molde, para que te creas que hay lobos. Y los pajaritos son un disco que te ponen. Está todo estudiado.

Mamen dijo...

Ah sí, sé que es un rollazo lo de los comentarios, pero así evito los de algún indeseable, al final no he tenido más remedio.Que aquí la que manda soy yo y punto pelota.