viernes, 4 de diciembre de 2009

Los sonidos de la noche

Cuando la noche comienza a caer, la oscuridad va fluyendo por el bosque a través de senderos y caminos como sangre que recorre las venas hasta que la luz se hace mínima y el ojo intenta apropiarse de cualquier resquicio lumínico para ejercer su función. Estar alerta y no perder detalle es algo que la mayoría de las veces no consigue. Es entonces cuando nuestros demás sentidos dormidos durante el día comienzan a desarrollar mayor actividad. De todos el que más información nos proporciona es el oído.

Escuchar el bosque en la noche puede intimidarnos, no ver a más de un metro nos hace sentir indefensos. Quizá nuestra mente sea asaltada por historias de brujas transformadas en vampiros ansiosos de chupar sangre, como cuentan de las llamadas meigas chuchonas o creamos oir a la hechicera Feiticeira de voz dulce y suave cuyos cánticos nos atraigan hacia el rio donde caeremos hipnotizados sin remedio para morir ahogados.

Pero todo ésto no son más que fantasías. Un paseo por un bosque oscuro que se torna misterioso es un regalo para los sentidos, te hace sentir despierto y vivo.

De entre todos los sonidos de las sombras no podemos olvidarnos del producido por aquel que comparte canto con la Feiticeira, para mí uno de los señores de la noche, el cual me conmueve el ánimo oir y me merece un respeto enorme.




Continúa en los comentarios...

15 comentarios:

Miazuldemar dijo...

En verdad el gran señor de la noche es el Gran Duque como llaman al maravilloso búho real los entendidos. Éste es (o al menos eso creo por el sonido) su hermano pequeño el búho chico , que a mí me emociona igualmente escuchar. Si estoy equivocada que alguien me lo haga saber.

Que paséis buen puente queridos lectores en caso de que lo tengáis. Yo soy afortunada.

artal dijo...

¿fantasias?. lo que pasa es que las gentes de la capital sois muy descreidos. ¿porque te crees que tengo en el tejado y en la chimenea espantabrujas?. las brujas pueden entrar en casa por el tiro de la chimenea o por las ventanas y causar males. en el monte viven brujas, fadas (en los ibones), encantarias, cocones... y es mejor no toparte con ellos. en unos dias, con el solsticio llegaran noches de mucho peligro para los caminantes. hay que cuidarse. claro que tambien hay seres que no pasan de traviesos, como los duendes que viven en la falsa de la casa. los que se encargan de las trastadas. a alguien hay que echarle la culpa de no encontrar cada mañana los calcetines, las llaves... :-)

Miazuldemar dijo...

Jejejejejeje, bueno reconozcamos que brujas, hadas y duendes tienen su puntito :).

Y sí, es que viviendo en la ciudad todo eso te queda bastante lejos. Aquí brujas hay muchas pero no van montadas en escoba. Uhmmmm cómo me gustaría vivir en el monte como tú.

Buen fin de semana amigo!!! ;-)

ANZAGA dijo...

Muy chuloooo. Qué pena que se pirara tan pronto...

Te contaré que una vez dando un paseo con un amigo de ciudad, muy de ciudad, se nos cruzó una perdíz con sus pequeñines recién nacidos y grito:

¡¡NOMOSSSSSSS NOMOSSSSSSSSSSSSS"...

No añadiré más na...

Besossssss

Jesús Dorda dijo...

Pues a mi me gusta la oscuridad del campo. Lo que me asusta, cuando paso algunos de los puertos de la sierra desde el norte, es ver los montones de luces que se extienden en Madrid por todas partes y nos roban la luz de las estrellas.
Ya ni me acuerdo cuando fue la última vez que escuché la voz del buho real. Me conformo con el pequeñín autillo del vecindario.

Miazuldemar dijo...

Hola Anzaga !! Jajaja. Bueno, hay gente pa ;-). El vídeo no es de buena calidad, pero es un documento!! Me gusta porque se oye hasta con eco resonando en el barranco :):). Sí, qué pena que no pudimos disfrutarlo más, el caso es que ni lo veíamos, sólo lo oíamos, hasta que de repente salió de un alto, porque claro, él segurísimo que a nosotros sí que nos veía. El caso es que para ser un búho chico el tamaño no estaba mal.

Saludos!!

Miazuldemar dijo...

Hola Jesús! Yo hacía mucho que no oía un sonido así, y es que es un placer. En la ciudad no se oyen estas cosas así que hay que disfrutarlas al máximo cuando puedes. Lo de la contaminación lumínica de Madrid es bestial, bueno, no sólo la lumínica. Con lo que se disfruta un campo en la noche con un manto lleno de estrellas sobre tu cabeza ¿verdad?

Gracias! Saludos!

Troglo Jones dijo...

Uf, anda que no hace años que no paso yo una noche de esas. Te flipa descubrir que las estrellas siguen existiendo cuando sales de la ciudad. Y la contaminación lumínica es mala, pero lo de la sonora ya es insoportable.

Salud.

Javier 16 dijo...

Lo siento Mamen, pero no oigo absolutamente nada en el video. La rapaz que sale en vuelo, podría tratarse por el ímpetu del aleteo, tanto de un macho de búho real, cómo de una hembra de búho chico. Si no nos lo dices tú.
Al margen de lo que sea; lo que sea, no nos deja al margen de disfrutar de la noche. No sólo tenemos estos magníficos búhos, sino que la oscuridad, nos ofrece otros sonidos y observaciones cómo las de; zorros, ginetas, tejones, garduñas, chotacabras etc., aun siendo visiones fugaces.
También, desgraciadamente, el grito agónico de alguna víctima que no verá el día.
Saludos.

Miazuldemar dijo...

Sí señor Troglo . Bueno estos días andan algo nublados y estrellas se ven pocas. Lo de los sonidos en la noche en el campo es increíble. Ayer mismo volví a experimentarlos, pero en otro lugar. Otra vez un búho chico y aparte jabalíes!! Lo sé porque los ví de día también. Luego en la noche en casi plena oscuridad (vamos sin linterna, por no espantar) los oímos bastante bien y muy cerca. Incluso correr. Yo esparaba que alguno saliese al camino en cualquier momento. La verdad que en casi total oscuridad oir todo esto intimida un poco, pero quien algo quiere algo le cuesta! Ayer sí que fue un día de sonidos y de muchas otras cosas! Ya contaré! :):):)

Saludos!

Miazuldemar dijo...

Hola Javier !! Pues yo lo oigo aunque el sonido está un poquito bajo. Mira a ver si tienes bajado el volúmen en la ventanita del propio vídeo.

Pues ya te digo que por el sonido parece un búho chico. Lo he mirado en esta página: pajaricos.es Y por el tamaño un búho real no me parece pero no sé!! Me guio más por el sonido.

Y sí!! Desdeluego la noche trae horas de plena actividad. Me estoy aficionando, jeje.

Saludos!! :)

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Bonito texto nos has regalado, Mamen.

La noche, sus sonidos, la vida nocturna más allá de la ciudad... donde trasnochan los búhos y sus espías.

Me has evocado la magia (a veces escarchada)de esas horas de vigilia naturalista.

Gracias y saludos.

Miazuldemar dijo...

Qué tal Javier?? :)
Muy cierto. Y qué diferentes a la vida de la ciudad. Cuando vengo de sitios así donde hemos pasado parte de horas de oscuridad escuchando e intentando ver y vuelves a la ruidosa, bulliciosa e iluminada ciudad el contraste es brutal. Sufres una especie de shock mental, jaja. Pero bueno, hay que acostumbrarse.

Uhmm! el amanacer y el anochecer...qué mágicas horas son en el campo!!!

Mr Blogger dijo...

¿nos hace sentir vivos? es más que eso, nos hace volver a ser primarios, a rescatar el instinto, a volver a fiarnos de nuestros sentidos, a volver a integrarnos en la naturaleza...

Miazuldemar dijo...

:):):) Vaya vaya, veo que te vas enganchando ;-)

Bso!