lunes, 15 de febrero de 2010

Saudade de Lisboa


No sé qué me pasa hoy pero me ha entrado una tremenda
saudade de Lisboa escuchando Radio Amalia, homenaje a Doña Amalia Rodrigues, la gran fadista portuguesa.

Tengo saudade de ese pequeñita y antigua casa de comidas caseras, de dos mesas no más, lejos del bullicio turístico donde sirven un bacalao (spirituoso) gratinado con bechamel al horno que me sabe a gloria. Saudade de la Rua Augusta y la Praça do Comércio donde el sol refleja en la inmensidad del Tajo convertido ya en mar.



Saudade de pasear por las calles viejas, estrechas, con olor a paso del tiempo del barrio de Alfama mientras alguien en la puerta de una taberna toca la guitarra portuguesa acompañada de la voz de alguna mujer que un día quiso ser fadista pero que se quedó en tabernera.



Saudade del gentío nocturno de las calles del Barrio Alto donde la gente joven busca diversión mientras los turistas buscamos casas de fado en las que deleitarnos con esa melodía tan delicada, llena de sentimiento, de melancolía, de nostalgia, que clama a los que se fueron a la mar cuando Portugal era un país de navegantes.



Saudade de los antiguos tranvías de principios del S.XX, pocos ya, que aún recorren las calles. Saudade de la preciosa obra de arte que son Los Jerónimos, saudade de las pequeñas playas que rodean a la Torre de Belem y de los navíos dorados que coronan las farolas de la Avenida da Liberdade. Saudade de aquel perro que me mira desde la ventana y de la mujer que sale a regar las macetas de su puerta en algún lugar del barrio de Grazzia. Saudade de aquel mirador donde recuerdo ver una Lisboa nocturna salpicada de luces iluminada bajo la luz de la luna.




Me gustaría cerrar los ojos en este momento y al abrirlos estar allí. De hecho llevo toda la mañana en Lisboa, hoy no he venido a la oficina.



35 comentarios:

Miazuldemar dijo...

Por favor, no dejéis de escuchar a Mariza al finalizar el post para completarlo.

Una de las mejores fadistas de Portugal en la actualidad. Me emociona esta mujer.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Siempre es buen momento para disfrutar de Lisboa. Una ciudad de luz y recuerdo.

Saludos y saudades.

Laura dijo...

Jou, yo quiero ir a Lisboa :(

Miazuldemar dijo...

Había hablado mucho de ella pero me apetecía hacerle este pequeño homenaje. Tengo muy buenos recuerdos de todas las veces que he ido a Lisboa. Me tiene enganchada.

Lau, pues está ahí mismo! Así que ánimo, aunque no sé si te va a gustar, no es como Berlín ;)

Gracias amigos.

albers dijo...

Miazuldelmar!

Ya no sabía si me habías dado por un bala perdida...

He vuelto y a ver cuánto duro. Me alegra ver que tu blog va "viento en popa" -al menos, tus lectores nos contamos con los dedos de varias manos-.

Si vas a Lisboa, visita "O terraço", pero espérate al verano que el cambio climático al final va a dejar a la península como Finlandia.

Un beso.

albers dijo...

Por cierto, al cambiar la imagen de fondo del blog me he dado cuenta de que, dependiendo de desde qué ordenador se ve, está mejor o peor centrada.

Desde el mío, bien.

Desde los ordenadores de mi facultad, el texto se mete demasiado en el margen izquierdo y es difícil de leer.

¿Cuál es tu caso?

Estamos de reforma todavía.

artal dijo...

estuve hace un par de años y la verdad es que me desilusiono bastante. me dejo, mas que frio, helado. yo, de todos modos, mas bien soy afrancesado (faccion suroeste). me gustaron los tranvias y los azulejos, algun detalle (en especial la ventana de una casa abandonada con cactus) pero en conjunto y como ciudad no le encontre ninguna gracia. con alguno que lo he comentado le paso lo mismo y sin embargo hay quien esta enganchado. diferentes formas de ver y sensibilidades, supongo.

Miazuldemar dijo...

Qué tal Albers? Buscaré "O terraço" ;). Gracias por pasarte por aquí y por el consejo. Te contesto a lo segundo en tu blog.

Miazuldemar dijo...

Sí, conozco a gente a la que le pasa lo mismo. No le gusta nada. Supongo que depende de lo que te esperes. Yo no me esperaba absolutamente nada, no tenía una idea hecha, me fui para allá en blanco, dejándome llevar, sentir, sobre todo dejándome impregnar un poco por la historia de Lisboa y comprendiéndola. A mí me parece que tiene mucho encanto. Como siempre digo, no es una ciudad para ver, es una ciudad para sentirla.

Bso Artal!

Miazuldemar dijo...

Sí bien es verdad (quiero aclarar) que yo la conocí hace bastantes años, y esta última vez que fui, quizá también hace dos años, había perdido algo de encanto. La encontré distinta. Menos tranvías antiguos, mucha más suciedad...pero aún así conserva aún su esencia. Espero que no la pierda del todo.

artal dijo...

en semana santa voy a estambul. tengo apuntes tomados de tus entradas. ya te contare.

Mr Blogger dijo...

...

Miazuldemar dijo...

Hala!!! Qué envidiaaaa Artal!!! Ya me contarás!!!! Si quieres te puedo recomendar algún sitio para comer, aunque hay un foro sólo de Estambul donde puedes encontrar muchas cosas.

Miazuldemar dijo...

Y échale un vistazo también al blog de Javier Adán, que de vez en cuando nos visita por aquí. Está muy bien.

Jope qué envidia! ;)

Miazuldemar dijo...

Querías decir algo Mr? ;-)

Mr Blogger dijo...

Saudade ;)

Miazuldemar dijo...

Pues es una palabra muy bonita. Pincha, pincha sobre ella en la entrada y culturízate ;)

David Álvarez dijo...

Lisboa es una pasada de ciudad. Y muy bueno el enlace de Mariza, hace tiempo la vi en un concierto en Glasgow, cuando estaba trabajando alli. Me la recomendó una amiga portuguesa y me encantó.
enhorabuena por al entrada Mamen

ANZAGA dijo...

Preciosa entrada Mamen, entrañable de verdad...¿no sé como hemos podido dar durante tanto tiempo la espalda a Portugal?...(si es que realmente hay que dar la espalda a alguien...)

Un país tan cercano y hermoso como Portugal...

Besos.

Mr Blogger dijo...

Si yo leí desde el principio lo que era. Si es que me quede saudando y todo :P

Miazuldemar dijo...

--Muchas gracias David. Sí, Mariza es buenísima, ha venido también a Madrid alguna vez pero no he podido ir. A mí los fados no me llamaban la atención hasta que fui a Portugal, pero escucharlos por allí entre las calles de Lisboa en el barrio de los pescadores (pena que ahora esté en obras) por ejemplo, es muy diferente. Empapándote un poco de su historia te llenan el oído, los sientes, porque todo acompaña.

--Sí señor Anzaga, a mí también me parece bonito. Portugal es para descubrirlo poquito a poquito, con calma ;)

--Mr, últimamente estás fatal, jaja.

Gracias a todos.

Ralph dijo...

Bonitas fotos, a ver si alguna vez que vaya a la península me hago una escapada a Portugal. Saludos.

Miazuldemar dijo...

Claro que sí Ralph! Hay gustos para todo pero a mí me merecería la pena. Gracias!

Pedro Decimavilla dijo...

Fantástica Lisboa...
Una ciudad que me tiene enganchado hace muchos años y en la que me encuentro muy a gusto. Gracias por recordarla.
Y el Fado interpretado por Mariza una pasada, o por Dulce Pontes.
O brigada
Pedro

Miazuldemar dijo...

A mí me ocurre lo mismo, la ciudad tiene algo ¿verdad? A Dulce la he escuchado menos, pero sé que también es una gran fadista. Compartimos gustos pues. Muchas gracias Pedro!

Eduardo dijo...

Lisboa, una de mis visitas pendientes. casi indispensables.

Miazuldemar dijo...

Lisboa estaba mejor hace años, supongo que todos tenemos ese recuerdo del sabor de antes. Ahora perdió un poco de encanto, está algo descuidada, quitaron tranvías antiguos dejando casi sólo el turístico, y el Barrio de Alfama está en remodelación sin poder apreciarse bien. Pero no dejes de ir!! No tardes! Un saludo Eduardo. Gracias.

Javier 16 dijo...

No he estado nunca en Lisboa, pero, con lo que he visto en tus entradas, seguramente y, si la pereza de viajar no me lo impidiera, me escaparía. Los fados, me llegan bastante más al alma que el flamenco, sin duda.
Saludos.

Miazuldemar dijo...

El flamenco también tiene su encanto. Todo es sentirlo. Pero los fados son más bonitos quizá, sí. Depende de la sensibilidad que tenga cada cual.

Saludos Javier! Gracias!

Wili y Colasina. dijo...

Nosotros somos unos enamorados de Portugal, y nos ha alegrado por ello ver esta entrada. Viajamos más por el país vecino que por el nuestro, y no es que menospreciemos el nuestro, pero es algo que no sabemos explicar, (acabamos de venir otra vez...) y cada poco sentimos tal saudade, que tenemos que volver enseguida. Nos encanta todo, su gente, su cocina, su tranquilidad...
Lo que comentan de gustar o no, nosotros conocemos gente que lo hace extensivo a todo el país, quizá porque sólo lo conocen de manera superficial, y se dejan llevar por los tópicos de antaño.
Cuando estamos con el ordenador siempre tenemos alguna radio portuguesa sintonizada. Esta que aportas no la conocíamos, así que gracias de nuevo, pues la tendremos en nuestros favoritos también.
Lo conocemos desde 1982, y vamos varias veces al año. Evidentemente el Portugal de hoy, no es igual que el de entonces, pero la gente, y la esencia es la misma.
Perdón por la chapa, pero es que has tocado nuestra fibra...
saludos.

Miazuldemar dijo...

Nada que perdonar. Muchas gracias por el comentario Wili y Colasina. Sí que es verdad que ha cambiado. Recuerdo hace años cuando fui a Coimbra, y de eso ya había pasado el año 2000, lo que me impactó, y qué diferencia grande había con Lisboa, mucho más cosmopolita, porque Coimbra era como si estuviera anclada en el tiempo. Ahora perdió parte del encanto, y Lisboa también perdió un poquito a mi modo de ver, pero como bien decís la esencia en el fondo es aún la misma. Es un país muy agradable de visitar y de estar. Y muy buena gente. A mí siempre me ha sugerido mucho y tengo muy buen recuerdo de cuando conocí Portugal, de los mejores.

Muchas gracias! Saludos y bienvenidos!

Jesús Dorda dijo...

Muy bonita entrada y unas footos precisas. Una y otras saben seleccionar lo mejor de lo bueno.

Miazuldemar dijo...

Muchas gracias Jesús!

Perséfone dijo...

¿Crees que tardarán mucho en inventar el teletransporte? Porque creo que tanto a ti como a mí nos vendría de lujo...

Bonita entrada, Mamen.

Un besote.

Miazuldemar dijo...

Tendrían que inventar el teletransporte y alguna imagen que se quede en la oficina mientras tú no estás, así, para aparentar que sigues trabajando. Lo malo será cuando te hablen, aunque yo creo que podría estar horas en Lisboa y nadie se daría cuenta, jaja.

Gracias Perse!! Bso!