lunes, 31 de agosto de 2009

Turquía: Estambul, primeras impresiones

"La luna en el mar riela
en la lona gime el viento,

y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y va el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,

Asia a un lado, al otro Europa,

y allá a su frente Estambul".

Cuánto me he acordado de este poema de Espronceda estas vacaciones. ¡Sonaba tan poderoso encontrándose una allí mismo!

Retomando el blog dedico esta primera entrada al lugar que he estado visitando semanas atrás: Turquía.

Comenzando con Estambul la impresión general que me dió fue de una ciudad con muchísima vida, muchísima gente y muchísimo comercio, resquicio de su pasado comercial glorioso (antigua Bizancio y Constantinopla) y estratégica situación.



La ciudad ideal para el que le guste comprar. No te preocupes si te olvidaste de algo en tu ciudad de origen, en Estambul lo encontrarás sin problemas. Mercadillos y bazares por doquier.






¡Y Mezquitas¡



Si la Habana cubana que visité un año atrás tenía su Malecón, Estambul tiene hoy su canal del Bósforo donde los pescadores se afanan en sacar pescado para vender o comer. Estrecho que parte la ciudad dejando a un lado Asia y al otro Europa. Marítimamente hablando dejando hacia el norte el Mar Negro y hacia el sur el Mar de Mármara.



Es una ciudad punto de confluencia de muchísimas cosas aparte de mares y continentes, como por ejemplo diferentes culturas, tradiciones o modernidades.



La gente por lo general es amable. Por las calles se puede ver de todo, mujeres que siguen el rito musulmán y van tapadas como su religión indica, habitantes que no siguen la religión, cristianos e incluso judios descendientes -los llamados sefardíes- de los expulsados por los Reyes Católicos de España acogidos por el Imperio otomano de aquel entonces. Algunos aún conservan algunas palabras españolas transmitidas generación tras generación.



De las calles más antiguas se pasa a las más modernas atravesando el Cuerno de Oro -entrada de agua desde el Bósforo que divide a su vez la parte europea, cuyo nombre es recibido por sus famosos atardeceres dorados- como la llamada Istiklal Caddesi. De las calles más modernas de Estambul, la cual es recorrida por el llamado "Tranvía de la nostalgia"



No olvidar los omnipresentes kebabs, la comida rápida turca cuyo olor inunda todas las esquinas.


Ni los omnipresentes gatos.

No he visto ciudad con más gatos ni gente que los respete más. Campan a sus anchas por todas partes e incluso a los chiquitos se ocupan de darles el biberón en plena calle. Nadie los echa, nadie los maltrata. Cuenta la leyenda que estos animales se conocen y recorren los antiguos trazados de la muralla de la ciudad. Quizá de ahí su respeto hacia ellos como símbolo de un pasado esplendoroso. Éste concretamente descansa en un cementerio. He observado que los cementerios no imponen tanto como en el resto de Europa, perfectamente te puedes tomar un té en un local que esté junto a las tumbas, que por supuesto no son cruces y relatan la vida del fallecido.



Y claro, también omnipresente té turco. Lo toman a todas horas. En todas las tiendecitas, casas, mesas, puertas...verás un platito con su cucharilla y vaso vacio en espera de ser recogido. Buena cuenta que del líquido ha hecho ya una garganta sedienta. Está bastante bueno. Ellos se piensan que por ser extranjero no te va a gustar, pero que no os den de manzana, ni de arándanos ni otros pseudotés, que os den el turco que es el mejor.

Por hoy no me extiendo más. He encontrado en mi guía de viajes una frase que subrayé y que describe perfectamente a Estambul como punto final a esta entrada: "No es malo hacerse con un rollo de papel higiénico para.." (ah no, ésa no es, un momento...)

"Urbe en constante movimiento, caótica y sorprendente donde lo antiguo y lo moderno se funden creando una atmósfera atractiva propia de las grandes encrucijadas o crisoles."

Y qué verdad es. Qué poderosa ciudad. Ahí queda eso.

Continuará...
Entradas relacionadas:
Estambul y sus mezquitas.
Vivir como un sultán.
Más sobre Estambul.
Turquía: Final del viaje.
Especial Danza Derviche.
Retazos de Estambul en la actualidad (2014)

24 comentarios:

Laura C dijo...

¿Y nos vas a dejar con la intriga de para qué es el papel? A ver si la semana que viene tengo tiempo para devolverte el saco y me cuentas más cosas del viaje. Ah, y felicita a tu compi por las fotos, tan buenas como siempre.

Carlos dijo...

Si eso es estambul! (:

Por cierto,¿No te llamó la atención la cantidad de niños que hay en las calles haciendo zumos naturales de naranja generalmente a una o dos liras?

Asterina dijo...

Gracias por pasearnos por Estambul sin salir de casa...al menos nos ahorramos el dolor de pies! Me alegro que los gatos turcos vivan felices por allí. Bienvenida de nuevo!

Mr Blogger dijo...

"Algunos aún conservan algunas palabras españolas transmitidas generación tras generación."... si, son del tipo: cabronazo, hideputa, malabestia... xDXD

ANZAGA dijo...

Precioso viaje para dejarnos todo envidiosos...

Lo de los gatos es propio de los paises musulmanes, perros verías poquitos...

Bienvenida a casa donde no falta el buen rollo (de papel...) Besos.

Javier Adán dijo...

Que preciosa es Estambul.

artal dijo...

si no lo has hecho, puedes leer "la pasion turca" de gala (la peli creo que quedo un churro con la plasta de la ana belen que por exigencias del guion creo que se aumentó...). ya veras lo que le acontecio a una librera de provincias.
que no te pase nada en tu "rentré". animo ya es martes.la semana vencida (o casi). :-)

Mamen dijo...

Mujer, Laura...qué preguntas. Pero no me hizo mucha falta. En Estambul no hay falta de papel higiénico ni en las letrinas. Bueno la foto del gato es mía, se nota ¿no? jeje. Las demás son del "pofesional".

Ah que lo conoces Carlos :)?? No recuerdo niños haciendo zumos. Los recuerdo vendiendo sandía (con muy buena pinta por cierto) y panochas de maíz. ¡¡¡Qué buena pinta tenia la fruta allí!!!

Asterina, de otras cosas no puedo hablar, pero a los gatos los respetaban mucho.

Jajaja Mr. pues no sé...no se me había ocurrido que fueran justamente ésas ;-)

Mamen dijo...

Q tal Anzaga ?. Pues sí, perros pocos. Oye y de las famosas tórtolas turcas que invaden España allí sólo vi una. Luego unas palomitas cobrizas que no habia visto en la vida y unas cornejas que tampoco.

Sí que lo es Javier . Bien lo sabes tú. ;-)

Artal la peli la he visto. Allí la gente comentaba dónde habían rodado tal o cual escena. El libro no, pero seguro será mejor que la peli. Muchas gracias por tus ánimos. Me animan eh? (valga la redundancia) ;-)

Gracias chic@s!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Bonito paseo nos has dado por Estambul, Mamen. Espero que continuemos por allí contigo de guía. Supongo que esta entrada es solo el comienzo ¿no?

¡Ah! también me alegra saber que los gatos llevan buena vida...eso dice mucho de los habitantes de esa gran ciudad.

Saludos.

Miguel dijo...

Nunca he estado por allí así que me has puesto los dientes largos. Espero ansioso la continuación ya que con tus explicaciones y las fotos de tu compi casi ni hace falta ir allí a conocerlo.

Bienvenida de nuevo.

Saludos

Mamen dijo...

--Hola Javier! Sí, sólo el comienzo. Aunque esta vez no me pondré tan pesada como con Cuba, jeje, pero algo más y más fotos quedan por colgar. Yo en caso de ser gato quisiera vivir en Estambul ;-)

--Gracias Miguel!! En breve cuento más cosas. Un saludo!!

Troglo Jones dijo...

Como viven algunas. Y, encima, no me habrás traido nada.

Salud.

Nes dijo...

Qué ganas de ir me han entrado, copón.:)

El perrito que reía dijo...

A ver si nos vas dejando más anécdotas e información de tu viaje, que yo siempre he querido ir a Estambul.

Besetes.

Mamen dijo...

-->Jeje Troglo pues no, no he traido regalos. Si es que yo soy más de mirar que de comprar (menos mal) porque Estambul es el sueño de todo comprador compulsivo.

-->Nes! Cuánto tiempo!! Nada, tienes que ir, y a tí que te gusta el arte, allí puedes empaparte admirando las Mezquitas, pinturas antiguas y más cosas.

-->Hola Perrito. Pos sí, a ver si me pongo las pilas en cuanto al blog, que he venido un poco vaga (glubs).

Bsillos a todos.

Jesús Dorda dijo...

Lecturas como estas me recuerdan las muchas asignaturas pendientes que aún tengo.
Bonitas fotos, esperamos el resto.

Mamen dijo...

Gracias Jesús. El resto va en breve, a ver si me centro.
Saluditos.

Joselez dijo...

Hoooola, Mamen! Qué alegría saber qué has vuelto (aunque lo diga con retraso, creía que te había comentado el primero pero el comentario no salió, no sé por qué). Muy chulo el reportaje, parece que hemos estado allí, como dicen Asterina y compañía. Dan muchas ganas de ir.

Por cierto, que si hablamos de vagancia yo te gano, que he tenido mucho tiempo para poner posts de mis viajes de verano y aún no he puesto casi nada... y es que estoy más perro... Me falta tiempo, la verdad.

Qué gusto da ver de nuevo a mucha gente, si algo bueno tiene la vuelta de vacaciones es que nos juntamos otra vez los blogueros.

Espero ansiosamente próximos capítulos, besicos.

Mamen dijo...

Sí que me comentaste, pero en otra entrada. Jeje, ¿qué pasa murcianico? Ya he visto que tú no te lo has montado mal tampoco.

Nada, ahora toca dar la paliza con nuestras experiencias viajeras, que ya llegará el invierno.

Bsos!

Javier 16 dijo...

¿Que tal Mamen?
Es alucinante este lugar como tantos otros, cuyo desarrollo turístico en sus zonas céntricas y pudientes, se mezcla con el clasicismo del mercadillo y el bazar. Me quedo por supuesto con lo segundo.
La verdad es; que contando con tu punto de vista me puedo hacer una idea de la afectividad de la gente, aunque sea de otros países desconocidos para mí.
El detalle respetuoso con los gatos, me deja muy sosegado.

Es un viaje maravilloso. Aunque lo realmente maravilloso es: el misterio de saber cómo consigues un maravilloso mes de vacaciones. Creía que ese privilegio era exclusivo del rey y de los políticos.
Pero que conste, por su puesto, mi alegría por tenerte de nuevo en este mundillo.
(Iba a hacer la pirula saltándome este post, pero vaya, me entró el remordimiento).
Saludos.

Mamen dijo...

Jejeje, lo del mes de vacaciones es un lujazo sí. Mal me estaría decir que se me pasa volando, pero es verdad. Cuanto más queremos más tenemos. No sé, es cosa de mis jefes eso de cerrar en Agosto y tal, como antiguamente ;-) Así no hay problemas de ver quién se coge tal o cuales días y encima puedo planificar las vacaciones con antelación.

En cuanto a la ciudad sí que tiene una mezcla de culturas y de costumbres interesante. Y lo bueno es que de momento todas congenian y no hay problemas. Me gusta eso.

Saludos y gracias por comentar Javier!

En cuanto a mí, soy estudiante de Biología a tiempo parcial, jeje, la otra parte de mi tiempo la acapara el atletismo. dijo...

Que tal Mamen, la verdad es que estambul es una ciudad especial, no me pareció muy acojedora, la gente digo, pero la ciudad tiene un encanto.....no se, raro, místico, histórico, romántico....para volver, es una de las pocas ciudades que nada más despegar he sabido que volvería.

Yo estuve hace dos años y la verdad es que no he visto tantos gatos por metro cuadrado en ninguna parte del mundo, tampoco se me olvidará la puesta de sol que se puede disfrutar desde la torre de galata mientras degustas unos estupendos "mezes" turcos o el riquñisimo y famosísimo púdin de arroz. A dulces nadie les gana, como a pesados, joder que pesados, los taxis baratísimos eso es verdad, bueno, si no te timan como a nosotros!!!!

Espero que no intentaras ir a Ancara en autobús, porque nosotros lo intentamos y todavía tengo clavados en el culo los muelles del destartalado autobús, jejeje.

Un saludo

Mamen dijo...

Hola biólogo, jeje. Bueno al menos coincidimos en algo ;-)

Muy acertada tu visión de la ciudad. Sí que es especial, tiene algo, romántico, misterioso, histórico...no sé, una mezcla de todo que engancha.

Aquí sí que te doy la razón. Un saludo y bienvenido!