sábado, 3 de octubre de 2009

Más sobre Estambul

Entradas relacionadas:
Estambul primeras impresiones.
Estambul y sus mezquitas.
Vivir como un sultán.

Turquía: Final del viaje.
Especial Danza Derviche.


EL CARÁCTER COMERCIAL DE ESTAMBUL

Ya había comentado en entradas anteriores el carácter eminentemente comercial de la ciudad debido a su historia y situación. Buena muestra de ello es el Gran Bazar que se asienta sobre Estambul. El primer Bazar era de madera y data de 1461 aunque no estaba situado donde el actual. En éste hay alrededor de 4.500 tiendas, en las guias encontraréis hasta un plano con sus correspondientes calles y salidas. Es enorme, para perderse, desdeluego. Durante el Imperio Otomano acudían al Bazar caravanas de China, India, África...etc, y todas sus calles componían un laberinto muy internacional. Aprecié que cada zona se dedicaba a una cosa, como por ejemplo plata o alfombras.

Una de las entradas del Gran Bazar.

En cada entrada un guarda pasa un detector de metales a las mochilas y bolsas, no a los extranjeros sino a los oriundos. Lo mismo ocurre en el Metro, que es bastante moderno por cierto. Me pregunto por qué a raíz del 11-M no hacen lo mismo en España. La verdad es que la cosa impone un poco.


Gran Bazar.

Cuando os canséis de visitar éste, tenéis otro bazar, el llamado Bazar egipcio o de las especias. Es bastante más pequeño pero no por ello desdeñable. Se encuentra entre estrechas calles que son también de lo más comercial: tiendas, rastrillos y gentes de todo tipo. Lo mejor del bazar de las especias: dejarse inundar por el conjunto de fragancias y colores.







Y si os cansáis de éste también continuad callejeando que puestos y tiendas no faltan.


Me llamó la atención las tiendas que se dedican sólo a pañuelos para las mujeres islámicas, del suelo al techo mil rayas de colores en las estanterias, una por cada pañuelo doblado. No sé por qué pensaba yo que no iban a tener ese colorido y que iban a ser muy apagados. Qué pena que no me traje foto. Las tiendas quedaban bien bonitas.






Aquí un par de "colegas" posando.
Por supuesto no fiarse de las marcas, son todo copias.



Mientras en España hay tiendas que se dedican a los trajecitos de comunión, en Estambul los trajecitos son para el acto de la circuncisión. Que cada uno piense lo que quiera, no voy a dar mi opinión ni de lo primero ni de lo segundo.



Otra cosa curiosa: se venden sanguijuelas para la migraña, las varices y no sé exactamente qué más. Y yo que pensaba -hasta que me dio por mirar bien- que eran gusanitos para los pescadores que se afanaban en sacar su pez desde lo alto del Puente de Gálata...

Por lo demás, los bazares cohabitan con los puestos ambulantes, principalmente de maíz, sandía y roscas de pan con sésamo muy típicas.


Japonesitas comprando panochas. Eran las turistas más hiperprotegidas del sol.
1 Lira turca= 0,50 eur.


TORRE DE GÁLATA Y CUERNO DE ORO



La Torre de Gálata (1348) se encuentra cruzando el Puente de Gálata. Imprescindible es la subida a su mirador desde el cual se domina todo Estambul y el Bósforo. La mayoría de la gente sube a ver el atardecer y oir la llamada de los imanes a la oración por toda la ciudad , pero dado que el espacio es bastante estrecho puede resultar agobiante. Fue cárcel y torre de vigilancia. Como anécdota se dice que un científico del SXVIII cuyo sueño era volar se fabricó dos alas que se ajustó al cuerpo y se lanzó al vacio. Lo más curioso es que aterrizó bien en el lado asiático sobrevolando en canal del Bósforo. Qué listo el tio.





Ya de una forma más seria -aunque no penséis que lo anterior no es cierto- contaré que el atardecer más espectacular que he visto en mi vida ha sido desde el Puente de Gálata. Buena razón tienen en llamarlo Cuerno de Oro (cuerno por la forma que tiene este entrante de agua que se adentra en la parte europea de Estambul y oro pues salta a la vista.) No me digáis cómo se hacían esas sombras de la primera foto, no sé si eran los edificios que tapaban los rayos del sol o qué, pero desdeluego el fenómeno era raro.


CISTERNAS, HIPÓDROMO, FUENTE DE AHMET III


Se me olvidaba comentar la existencia de las Cisternas. Antiguo depósito de agua de la ciudad del SVI con capacidad para 80.000 m3. Con 336 columnas, dos de ellas con cabeza de medusa en su pilar, no se sabe muy bien con qué fin. También hay una columna que llora donde la gente mete el dedo en un agujerito para comprobarlo, igual que en Santa Sofía. Todo es debido a la humedad pero se empeñan en hacer cola, meter el dedo y llenárselo de gérmenes de las tropecientas personas que lo han metido antes.



Cisterna

Como ya empiezo a desvariar y no quiero aburrir más ni hacer la entrada demasiado larga dejo dos enlaces, uno sobre lo que fue el Hipódromo -de lo que hoy sólo queda una placita y algún resto- que es otro sitio con historia e interesante de visitar, y el otro para que veáis la Fuente de Ahmet III, una de las más importantes de Estambul.

Seguro que me he dejado algo en el tintero pero no preocuparse, que aún me queda otra entrada sobre Turquía.

¡Eh eh! ¡No corráis! ¿Dónde váis?

16 comentarios:

Mr Blogger dijo...

Jajajaj, pobrecitos, los asustas xD. Cuando les saques el álbum de la primera comunión entonces si que te quedas sola XDXD

Estoy intrigado por el efecto ese en la puesta de sol yo también...

Jesús Dorda dijo...

Tienes razón, por correr me he dado un tropezón, pero he sido el primero.
En serio, te tenia un poco abandonada, pero no olvidada, la verdad es que últimamente no tengo tiempo apenas de leer blogs.
Me ha gustado mucho esta entrada, Los mercados y mercadillos son fascinantes y cuentan mucho de la cultura de los lugares. Sus alimentos, adornos, artesanías, ropas, incluso la biodiversidad de sus cultivos agrícolas, caza y pesca. Yo antes procuraba no perderme ninguno en pueblos y capitales, lo malo es que cada vez son más clónicos. Donde quedan mercados auténticos deberían conservarse como patrimonio de la humanidad.

Troglo Jones dijo...

Conozco yo a más de una que se volvería loca con tanta tienda. Hermoso recorrido.

Salud.

Laura dijo...

Pues el otro día me acordé de los mercados de especias, fíjate tú. Yo creo que te llegó algún tipo de señal de mi mente y por eso esribiste la entrada. Muy chula, como siempre, pero ya me contarás más cositas de Turquía en persona :)

Javier 16 dijo...

Enriquecedor paseo por el bazar, y excelente surtido de productos para, traer a España y regalar a los familiares que tenemos algo olvidados.
La puesta de sol bonita, pero nada que ver con la del cañón del río Mesa sobre el Villar, en dias de cierzo y nubes.
Bueno Mamen, hasta el próximo paseo, que igual que este, será un verdadero placer.
Saludos.

Mamen dijo...

--Jaja, no Mr. que en casa no enseño fotos a nadie, porque no tienen posibilidad de escapatoria, aquí sí. Las entradas están hechas más que nada para el que vaya a viajar para allá y para el que quiera darse un paseo virtual.

--Hola Jesús, no te preocupes. A mí me pasa lo mismo. Ahora tengo más difícil leer otros blogs y hacer el mio, pero seguiremos en el intento. Parecerá más bien al revés, que yo te tengo abandonado, pero no creas, que sí que te leo todo. Lo que pasa que no comento a veces porque prefiero leer y aprender,que hablar para no aportar nada.

Gracias!

Mamen dijo...

--Sí Troglo. Tiene mucho peligro. Mercadillos por todas partes. Menos mal que yo no soy nada de esas cosas. De mirar sí, porque lo que dice Jesús, te dicen mucho de la cultura de un país, y me gusta perderme un rato por ellos, pero de comprar nada ;-)

--Lau quieres que te cuente más aún¿?? Pero estás segura?? Jajaja. Eso, nos vemos.

Mamen dijo...

Tienes mucha razón Javier, ahora recuerdo que he visto puestas de sol también muy bonitas, pero con ese efecto nunca, la verdad.

Muchas gracias. Un beso!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

¡Qué colores!¡Qué olores!¡Qué bien nos traes y nos llevas por los mercados de Estambul, Mamen!

También soy, como Jesús (y tú, por lo que leo) de los que se quedan ensimismados contemplando tanta diversidad y contraste, tanta concentración de especias y especies en tan poco espacio.

¡La magia de los antiguos mercados!

(¿Cuánto me das por este comentario? ¡Tú estás loca! ¡Tú me matas, dime precio de verdad! Ni para ti ni para mí...¡Último precio!)

Mamen dijo...

Jajajaj, me has hecho reir. ¡¡Es verdad!! Se me había olvidado comentar lo del REGATEO obligatorio. Yo soy malísima para eso, vamos que no me gusta. Quizá por eso para mí es un esfuerzo comprar en estos sitios (bueno, y en cualquiera).

Me alegro de que te guste el paseo. Tú también nos los haces dar, y bien bonitos ;-)

Besos otoñales!

Ralph dijo...

Jo, pareces una página de la wikipedia, eso sí con más y mejores fotos je je je. Saludos.

Mamen dijo...

Sí, es lo que siempre quise ser de mayor, jejeje. (Es broma)
¿Veis? Ya se me había olvidado algo:
Palacio Dolmabahçe La residencia posterior de los sultanes al Palacio de Topkapi.

Perséfone dijo...

Qué pasada de fotografías.

Con lo que me gustan, me hubiese encatado perderme entre los puestecillos de esos bazares (especialmente por el de las especias).

TRanquila, que yo no me voy: aquí sigo esperando a que sigas compartiendo cositas sobre Estambul con todos nosotros.

Un abrazo.

Mamen dijo...

Muchas gracias Perse. Yo sí que tengo que perderme por tu blog, que hace tiempo que te tengo abandonada.

Un besote.

hominicaco dijo...

yo digo lo mismo que laura, que ya nos contaras mas cosas que nos hemos quedao con ganas de mas posts sobre turquia jaajja

un besito

Mamen dijo...

Homi el próximo te lo dedico. Muac!
(Nótese el sarcasmo)