viernes, 13 de noviembre de 2009

No hay abejas

Sólo quedaba el cartel, sin rastro de abejas.

Ya había oído en la televisión la alarmante noticia de que las abejas estaban muriendo por causas desconocidas pero este fin de semana me dí de bruces con la realidad.

Suelo comprar miel casera en un pueblo cuando tengo oportunidad. Este año no había ido aún pero el sábado aprovechando que paramos allí me acerqué a casa de una mujer que se dedica a elaborar de forma artesanal totalmente manual la miel que producen sus abejas. No tengo ni que decir que es una miel que no tiene comparación con las que venden en las tiendas o centros comerciales. Es casi sólida, muy dulce, un caramelo, una delicia. Yo la consevo como oro en paño. Ya de por sí tiene un color dorado casi blanquecino que da gusto verla, otra vez nada que ver con el color oxidado y herrumbroso de las marcas tradicionales que se ven en los estantes de los supermercados.



Miel comprada el invierno pasado
de la que sólo me queda esta pésima fotografía que he rescatado de una entrada anterior.


Cual fue mi sorpresa cuando llego con mi billete en la mano, pues pensaba comprar bastante, ya que hay gente que me encarga, y me encuentro con esta frase que me cayó como un jarro de agua helada:

-No hay miel.
-¿Cómo?
-Este año apenas ha habido miel, no hay abejas. Están muriendo todas.

No exagero si digo que me quedé triste pensando que este invierno mi apreciada miel no iba a acompañarme en mis Cola Caos mañaneros ni en mis noches de resfriado, como niña a la que le acaban de quitar la piruleta que está chupando con ansia.

-De cien panales que tengo sólo están funcionando cuatro.
-¡No me diga! Qué pena- dije compungida.
-Sí, son muy trabajadoras estas bichitas- dijo señalando a dos abejas que pululaban por ahí- pero este año han muerto casi todas y no sabemos por qué. Creemos que es por los pesticidas, si lo supiéramos podríamos hacer algo, darles alguna medicina o algo así, pero nada. No sabemos qué hacer.



Colmenas vacías

Me sorprendió el que hablase de sus "bichitas" con ese respeto, casi como el que habla de un hijo. Cruzamos un par de frases más y me despedí de ella recordando aquella sentencia que dictó Einstein: "Si las abejas comenzaran a desaparecer, a la humanidad le quedarían pocos años de vida".


Ajena a este problema la central nuclear de Trillo que comparte espacio vital con las abejas sigue vertiendo sus vapores al cielo. Justo a la izquierda las llamadas "Tetas de Viana" compiten con sus dos chimeneas imponiendo su verticalidad natural, que a mí me agrada mucho más.

Me gustaría añadir que estaría bien que lo pensásemos un poco antes de dar un papirotazo para matar a una "bichita" cuando la vemos revoloteando a nuestro alrededor.

Yo de momento este año, muy tristemente, me he quedado sin miel.
Da qué pensar y mucho.


Foto tomada de Wikipedia

¿Qué vamos a hacer sin las "bichitas"?
¡Las abejas son nuestras polinizadoras más importantes!
No nos podemos permitir su desaparición.



Me permito añadir aquí un enlace muy interesante que nos ha dejado Le Mosquito sobre la adulteración de la miel, para quien le apetezca informarse. ¡Gracias Le!


32 comentarios:

Le Mosquito dijo...

Antes de comentar he estado buscando en google información sobre las afecciones que sufren las abejas en general, y "las melíferas", en particular.
Son tantos los enlaces y tan distintas las patologías que he podido consultar, que no cabrían aquí... Muy interesante información.

Mi casa está rodeada por cinco "parras virgen" o "Parthenocissus". Al llegar la primavera miles de abejas liban en sus flores, de manera que, para acceder a la vivienda, es obligatorio pasar entre ellas. En treinta años en esa casa: ni una picadura, ni una gresión, nada... Ellas están a lo suyo y rara vez, por despiste, entran en casa, desde donde vuelven a salir sin traumas.

Desde hace un par de años hemos observado un descenso alarmante en la población, pues nos gustan cuando llegan, y, entre otros motivos, porque muchos amigos, temerosos de estos bichitos, no dan crédito a lo que ven y cambian de actitud no sólo respecto de las abejas, sino de los bichitos en general.
Sí es verdad que ellas son "conscientes" de que liban en territorio ajeno, y quizás por ello, o por asociarnos como "amigos", no nos atacan. Otro gallo cantaría si nos acercamos a colmenas "civilizadas". Mucho cuidado entonces. Lo mejor, no aproximarse. (tengo experiencia negativa al respecto, pero no trauma).

Para terminar mi rollazo (perdón) te ofrezco un enlace sobre la ADULTERACIÓN DE LA MIEL

Buen provecho.

Asterina dijo...

Qué pena por favor! Si la gente supiera lo que es la polinización y sus consecuencias, seguramente las respetaría mucho más. Pero en la falta de educación está la raiz del problema. Educación ambiental obligatoria en los colegios.

Yo no uso nunca insecticidas, compro siempre miel ecológica y estoy intentado plantar mucho romero ya que leí que es una de sus plantas preferidas. Vivo en una ciudad y no creo que se pasen mucho por mi casa, pero este verano encontré una muerta en mi terraza y me dió un disgusto que no veas.

Excelente y triste entrada. Esperaremos también lo que comentan tus lectores expertos en naturaleza sobre el tema.

Un beso

Mamen dijo...

Gracias Le. Muy interesante. He añadido el enlace a la entrada. Desde que encontré esa miel totalmente casera, sé lo que es MIEL DE VERDAD y lo que venden en el super me parece de todo menos miel. Es una guarrería. Es que quien no ha comparado no sabe lo que es la miel.

Hace tiempo tengo un bote de L.G.San Francisco, pero hace tanto tanto que ya tiene los cristalitos esos que comentan en el artículo. Al acabárseme la otra todo mi afán es calentarla para que no obstruyan el dispensador del bote, pero mira, ahora leyendo sé que estoy haciendo mal. Encima digo y maldigo por tener que tomarme esa miel y no mi apreciada miel alcarreña natural que guardo en casa como "Mi tessooooro" (léase con acento Gollum).

Lo de las abejas me preocupa mucho, hacen una importante labor y joer (con perdón) como siempre nos damos cuenta tarde, cuando ya no las tenemos. El respeto a todo bicho viviente es fundamental, cada uno tiene su razón de estar aquí. Sólo hay que explicar y educar un poco a la gente en ese tema, cuánto más respetar a las abejas!!! Con lo importantes que son!

En fin, me enrollo. Muchas gracias Le. Investigaré yo también las causas de su muerte si es que se saben.

Bsos.

Estrella Altair dijo...

Es curioso, tienes razón que en el pueblo, me han dicho que hubó poca miel, pero... lo achaqué a la gran sequia y falta de agua, al exceso de calor..

Y ahora que lo pienso, he visto pocas... y nerviosas, inquietas...

.. Que gran pena, Dios mios.... no sé donde vamos a llegar..

... Gracias por esta entrada, investigaré un poco sobre el tema, me interesa mucho.

Besos sin mil, por ahora.

Mamen dijo...

Muchas gracias Asterina. Sabía yo que este tema te iba a disgustar a tí, que las aprecias tanto. Claro que sí, es fundamental el respeto. Y decir que nos tenemos respeto mutuo. Es lo que comentaba Le, ellas jamás te molestarán a no ser que te metas en su "campo de trabajo" donde se ven amenazadas. Es como si llega alguien a meterse en tu casa, pues lo echas, pero antes de picarte siempre te avisarán. En una (una!) de las colmenas a las que nos acercamos sí había abejas trabajando y nos dieron un toque de atención (un vuelo rasante con toque en la nariz incluido) así que como por supuesto como no era nuestra intención molestarlas atendimos a su petición y dimos media vuelta.

Con las avispas pasa algo parecido, yo las he tenido hasta posadas en las manos/brazos y no te picarán a no ser que las molestes ,vienen a curiosearte, y con las mismas se van. Ahora eso sí, no te metas en su territorio que lo mismo reaccionan de manera distinta.

Saludos!

Pedro Decimavilla dijo...

Un problema importante desde luego.
A veces estamos tan obsesionados con las especies " estrellas" de nuestros campos que no valoramos lo suficiente la importancia de los insectos.. Debemos reflexionar entre todos.
Salud
Pedro Decimavilla

Le Mosquito dijo...

De nada, Mamen. A mi el enlace me lo ha dejado google.
:)

Un detalle:
Si alguna vez somos atacados por un enjambre, y hasta que encontremos refugio, procurad, primero, cubrir las partes expuestas del cuerpo con cualquier prenda (si es que tenemos algo a mano). Por otra parte, y como las abejas tienden a picar "en en pelo" (cabellos negros, sobre todo), no intentéis sacarlas a manotazos, pues si hacemos esto estaremos abriéndolas camino hasta el cuero cabelludo, que es donde nos picarán. Quietecitos con las manos; aguantad el tipo y la abeja, o se va, o muere entre los cabellos sin habernos picado; (Niños y calvitos quedan excluídos de esta recomendación).
No lo he leído por ahí, lo he experimentado y salí sano, salvo, y sin picadura alguna. No pueden contar lo mismo quienes me acompañaban, quienes a pesar de las advertencias menearon sus manitas y aún se acuerdan...

Jesús Dorda dijo...

No se frma tan dramática, pero un apicultor de mi zona también me decía que estaba perdiendo algunas colmenas.
Quizás no guste lo que voy a decir ahora, pero es un hecho que la presencia de colmenas de abejas de miel desplaza a otras especies polinizadoras y hace disminuir su biodiversidad. Creo que esta plaga no afectará grandemente a las plantas, a no ser que empiece a atacar también a las demás especies de abejas y avispas.
Esperemos que las abejas domésticas empiecen a crear resistencia a las enfermedades y parásitos y sus poblaciones se recuperen.

artal dijo...

esta tarde he estado comprando unas nueces (del pais) en una fruteria de barrio y tenian miel de romero de la sierra de guara. yo la verdad es que compro poca. en las ferias de productos naturales del sur de francia a las que suelo ir hay siempre puestos de miel natural de diferentes flores y te indican para que es apropiada cada una: que si resfriados, prostata, estres... por aqui o he oido que pase nada pero algo de disminucion si había leido/escuchado.

ANZAGA dijo...

Ya había oido hablar de ello. Nada de lo que hemos venido haciendo es gratis y ahí están los resultados. Se dice que es el ser vivo más benebicioso para el hombre, pero todo parece darnos igual. Mañana nadie hará una manifestación por la desaparición de ningún insecto, incluso si son las laboriosas abejas...

Un abrazo.

Mr Blogger dijo...

artículo:

Por primera vez, emerge un consenso en el mundo científico y apícola sobre las causas de la sobremortalidad que afecta a las poblaciones de abejas de la mayor parte de los continentes. Este giro se pudo ver en Apimondia, que reune en Montpellier, del 15 al 20 de septiembre, a 500 científicos especialistas en abejas, y a 10000 participantes.

Después de muchos años de investigación infructuosa de un “asesino” específico de la abeja (virus, parásitos o pesticidas), la teoría de los factores múltiples, que actuarían separadamente pero también combinarían fuerzas, es cada vez más compartida. Es la línea de investigación privilegiada. “No tenemos todavía una explicación clara del fenómeno, pero estamos seguros de que no hay una causa única”, según el biólogo Peter Neumann, responsable de un programa internacional para la prevención de la pérdida de colonias llamado coloss.

“Se puede comparar con la gripe humana, que puede tener consecuencias graves si el organismo ya está debilitado”, dice Jeff Pettis, director de investigación del ministerio de agricultura americano. “Creo que las abejas están sometidas a una serie de elementos estresantes, y que los virus y otros patógenos son oportunistas que la matan porque ya está debilitada”.

Sobre el terreno, la hecatombe continúa. Las cifras presentadas en Apimondia confirman la amplitud de la mortalidad. En Estados Unidos, un 30% al final del último invierno. Canadá ha perdido igualmente casi un tercio de sus abejas. En Europa las cifras van del 10 al 30%.

En Francia el centro nacional para el desarrollo apícola da como cifra entre el 20 y el 25%. En Medio Oriente van del 20% en 2008 en Jordania y Líbano, y variarían del 22 al 80% en las regiones estudiadas de Siria e Irak. También hay sobremortalidades no cuantificadas en Japón, Argentina y Brasil.

Ha habido diversas teorías los últimos años para explicarlo. Los apicultores europeos, con los franceses a la cabeza, acusan a los pesticidas. Un investigador español, Mariano Higes, ve en cambio en el hongo microscópico Nosema ceranae la causa de todos los males. Científicos americanos han seguido últimamente la pista del virus Israeli acute paralisis virus, que está presente en las colonias afectadas. Pero ninguna teoría ha triunfado.

Los científicos hablan ahora de un fenómeno “multifactorial”. Los diferentes sospechosos serían todos responsables de la mortalidad, que no tiene necesariamente las mismas causas en todos los países. Pero la pista de la interacción entre ellas está siendo seguida muy en serio. Según esta teoría, a las abejas les afectarían una serie de “estrés primarios”. Los virus y los hongos serían agentes “secundarios” que se aprovechan de la debilidad de las abejas.

Mr Blogger dijo...

La lista de los estrés sufridos por las abejas es larga. Por supuesto la presencia del Varroa, llamado “el vampiro de las abejas”. El cambio climático hace escasear el agua. Los efectos de la exposición crónica a leves dosis de los pesticidas presentes por todas partes en el medio ambiente no están bien estudiados. Además, el empobrecimiento de la alimentación de las abejas, debido a los monocultivos intensivos, sería igualmente una causa. “Se sabe que con un polen cuyo valor nutritivo es pobre, la abeja está peor armada para detoxificar los pesticidas”, explica Axel Decourtye, especialista en abejas de la asociación de coordinación técnica agrícola.

Mercado mundial de reinas

Otra fuente potencial de problemas: la existencia de un mercado mundial de reinas, que prima las variedades más productivas en detrimento de aquellas adaptadas a las condiciones locales, y empobrece la diversidad genética. En Siria, los apicultores han señalado que las colonias cuya reina había sido importada morían mucho más que las especies locales. Por el contrario, esos movimientos favorecen la difusión de enfermedades y parásitos.

A los científicos todavía les falta mucho para ver claro. “La colonia es un sistema complejo (se puede componer de hasta 40000 abejas) que puede ser afectado por múltiples factores, variables en tiempo y espacio. Hay efectos diferidos en el tiempo muy difíciles de detectar”.

La ausencia de normas estandarizadas es un problema importante. “Hoy en día cada país declara según sus propios criterios, y algunos no declaran nada”, dice Peter Neumann. “Es muy importante que tengamos una idea clara de los síntomas presentes en las colonias muertas o debilitadas”.

Según el investigador, la cuestión del declive de los polinizadores, “está gravemente subestimada por los gobiernos”. La mortalidad de las abejas no afecta solamente a los apicultores, que acaban obligados a cerrar la explotación.

Aunque la cita catastrofista de Einstein, que predecía la extinción del ser humano cuatro después de la desaparición de las abejas, es apocrifa, la desaparición de los insectos polinizadores sería grave, estiman los investigadores. Un tercio de la alimentación europea, en particular frutas y hortalizas, debe ser polinizada por abejas domésticas o salvajes. “Tendríamos menos alimentos, en un mundo en crecimiento demográfico”, avisa Neumann. “Sin hablar del impacto de la desaparición de las abejas salvajes”, Esenciales para la biodiversidad, también ellas están desapareciendo a un ritmo inquietante.

Mr Blogger dijo...

Más cosillas... :P

http://www.cienciakanija.com/2009/11/01/la-verdad-sobre-la-desaparicion-de-las-abejas/

http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2009/08/090825_1600_abejas_adn_wbm.shtml


http://noticias.lainformacion.com/medio-ambiente/ecosistema/las-abejas-ni-desaparecen-ni-su-ausencia-acabaria-con-la-humanidad_vY1EDEs8aeRqs6T5eiLDQ1/

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/08/17/castillayleon/1250503762.html

Troglo Jones dijo...

Ya ni las abejas nos aguantan. Igual han hecho las maletas y se han ido a otro planeta, ojalá. Pero esto tiene una fácil solución, la de siempre: miremos para otro lado y fabriquemos miel sintética. El lado bueno es que ahora va a incrementarse mucho el mercado para las flores de plástico. Ay, madre.

Abrazos.

Javier 16 dijo...

Buena entrada Mamen para darle al tarro. Como diría aquel -¡Arrepentíos pecadores, arrepentíos!
En fin, bromas aparte, ya tenía oído este problema hace tiempo y supongo que confluyen muchas causas.
Una creciente aunque no excesivamente significativa es, por supuesto, los vehículos, cada vez más veloces que no ceden el paso a las abejas que trabajan desde las zonas floreadas, hasta las colmenas. Éstas, acaban en las parrillas de ventilación y los parabrisas.

Las subestaciones eléctricas, tanto de las nucleares como las ahora crecientes de los parques eólicos, tienen que tener la superficie limpia de vegetación, por lo tanto, se fumiga la zona con insecticidas pesados. Lo mismo ocurre también en toda la superficie que abarca la extensión de los aerogeneradores: fumigación a mansalva antivegetación (me imagino que siendo energía limpia, utilizarán venenos ecológicos).
Tenemos también, los terrenos de cultivo. Aquí los venenos son como una tradición y una fiesta. Vamos, fumigación "pa tol quisqui".

Ahora, el elemento de credibilidad más aceptado científicamente es un tipo de “nosemiasis” causado por una especie de protozoo. Sus esporas afectan al aparato digestivo de las abejas. Las glándulas hipofaringeas de las abejas no son capaces de sintetizar jalea real en las cantidades normales, por lo tanto la cría se ve reducida por falta de alimento. En los casos de nosemiasis extrema, la reina deja de poner ya que se ven afectado su aparato reproductor de puesta por la falta de jalea real. Las realeras, destinadas a sustituir a esta reina atrofiada, son incapaces de salir adelante ya que carecen de jalea real.
Otra causa es, la de un insecticida llamado
neonicotinoide, que aparenta afectar la capacidad de aprendizaje de la abeja
melífera, lo que imposibilita que éstas o un porciento significativo de ellas
regresen del campo a su colonia.

Por último, no te preocupes Mamen que, dentro de no mucho tiempo un gran sujetador en forma de enorme columna de aerogeneradores, tapará las “Tetas de Viana” a la central nuclear y a la madre que parió a tanto engendro de mierda.
Saludos.

Mamen dijo...

Muchas gracias Estrella por pasarte. Es un tema inquietante sí. A mí al menos me preocupa. Saludos!

Vaya Le! Vaya experiencia. Yo sí que me he acercado algunas veces pero en cuanto veo que se empiezan a poner nerviosas lo mejor es irse. Está claro que si las pones más nerviosas aún dando manotazos pues picotazos te llevas seguro. Mantener la calma es lo mejor, bien por tí ;-)

Mamen dijo...

Qué tal Jesús? Pues no había pensado yo en las demás especies de abejas. Espero que a ellas no les esté afectando. Pero ¿eso cómo se controla? ¿cómo se puede saber? No tenía ni idea del dato que aportas sobre el desplazamiento de otras especies. Mis conocimientos son bastante bajos y te agradezco cualquier aportación. No dudes en comentar lo que sea. Sauludos!

Mamen dijo...

Hello Artal, pues no sé si esa miel de los puestecillos será igual que "mi tessssoooroooooo" jaja. Yo de momento no he encontrado ninguna igual, snif snif :( Ya ves que sí que hay un problema con las abejas, léete cualquier enlace que nos han dejado por ahí. Saludos!

Estoy de acuerdo Anzaga, mientras la gente siga teniendo sus botes de miel del super, aunque estén hechas con kk (con perdón), pues tan contentos. Qué más da. Abrazo!

Mamen dijo...

Qué pasa Troglo? Tienes más razón que Ku-ñao, siempre tan sabio. El día que no pueda haber miel natural pues miel sintética al canto. No sé si has leído el enlace sobre la adulteración de la miel. Pues ahí lo tienes. Nuestro futuro serán las flores de plástico, con sus abejas de plástico también. Así todo junto se puede reciclar y cuidaremos el medio ambiente...
Salud!

Mamen dijo...

Gracias por el comentario Javier. Está claro que todo influye, todo lo que es transformar la naturaleza para nuestro beneficio. La naturaleza deja de ser "natural" como su propio nombre indica. Antes (y en muchos casos ahora) había que exterminar todo insecto viviente, porque se consideran malos, porque pican, porque ensucian, porque dan asco...En fin, a ver si usamos la inteligencia y convivimos en armonía con el entorno y los demás seres vivos, sería lo ideal. Pero difícil lo veo, somos mucho más dañinos que ninguno de ellos.

Abrazo!

Mamen dijo...

Lo siento, ¡que me he saltado a gente por ahí! Qué talPedro? Bienvenido a este blog. Pues ya ves, todas las especies son importantes o eso creo yo. No por ser más grandes o más chicas desmerece su cuidado.

He visitado tu blog muchas veces, muy bueno. ¡Enhorabuena! ¡Saludos y un placer tenerte por aquí! ¡Gracias!

Mamen dijo...

Muchas gracias por los enlaces Míster. Me los he leído toditos. Hombre no sé si la humanidad desaparecerá, no creo, somos demasiado resistentes, ya nos las apañaríamos para vivir de cualquier forma, con flores de plástico como dice Troglo :):).Es una afirmación muy radical esa. Pero el que la desaparición de las abejas influye en el cambio del entorno quiero creer que sí. Ya no sólo es por el tema de la agricultura sino porque todos estos bichitos que van polinizando contribuyen a la existencia del ecosistema. Si me equivoco en el uso de términos o conceptos que me corrijan los entendidos y nos instruyan, por favor. Es de agradecer.

Bso Mr!

Miguel dijo...

Quizás esto vaya por zonas.

Te lo digo porque hace ya cinco o seis años, mi tío que tenía bastantes colmenas perdió completamente todas porque las abejas se morían.

No recuerdo si era por culpa de los pesticidas o era cuestión de alguna enfermedad que contrajeron pero lo que sí que te puedo decir es que la miel esa de la que hablas, que daba gusta comer, despareció para siempre de nuestras vidas.

Aún recuerdo cuando de pequeño te daban de comer la miel del mismo panal cuando se hacía la recolecta en el pueblo.

Yo fui unas cuantas veces a sacar los panales, y era algo que me gustaba pero llegó un día en el que sin saber porqué empecé a ponerme nervioso al tener miles de avejas alrededor mío y no volví nunca más.

Saludos

Nos vemos por Madrid

Mamen dijo...

Q tal Miguel? Hombre es que meterse en el mismo "centro de operaciones" da un poco de cosa ;-)

Lo de esta miel irá desapareciendo con el tiempo, allí sólo lo hace la gente mayor, en cuanto no estén, no creo que los hijos estén por la laboriosa labor de hacer miel de esta forma. Ojalá yo tuviera oportunidad de hacerlo, no lo dejaría morir. ¿Por qué no se da ayudas para que estas cosas naturales no se pierdan?

Bsillos. Nos vemos.

Miguel dijo...

Porque a quien le da dinero el trabajar así, a nadie, sólo al que lo hace, y no mucho.

Se supone que para los que tienen la sartén por el mango es más rentable que a esto se dediquen las grandes empresas.

Aquí a la labor del campo se le da cada vez menos importancia, y así pasa que llegará un momento en el que todo el mundo acabará viviendo en las cuatro ciudades grandes y todo lo demás serán pueblos desiertos.

Saludos

Miazuldemar dijo...

Más o menos ya es así. Y sí, las cosas que no dan dinero se van perdiendo, pero muchas veces son las mejores. En fin, nuestra forma de vida supongo :(

Gracias Miguel!

Lluís Sogorb dijo...

Como en tantas otras cosas, Einstein tenía toda la razón. Son una pieza vital en el engranaje de la vida. Espero que abramos los ojos a tiempo. Un abrazo

Joselez dijo...

Muy interesante el tema de la entrada, coincido en que si se mueren las abejas, sería un desastre irrecuperable, pues aunque haya muchos polinizadores por ahí que no sean abejas, éstas fecundan una amplia variedad de plantas, y son muy activas, con lo que aseguran la producción de muchas frutas y verduras.

ESte año pasado no pudimos comer naranjas del huerto de mi hermano, que vive en la huerta de Murcia, ya que según ha oído de los vecinos, pero también ha observado él mismo, no hay abejas o casi.

El caso es que el año anterior tuvimos naranjas para parar un carro, todo el invierno y le regalamos a gente y tal, ya que estaban buenísimas (será porque no tienen pesticidas, seguramente).

Bueno, espero que todo esto sea pasajero, quiero pensar que cada vez habrá más gente que le de al cultivo ecológico y se deje los venenos... nos vendrá bien a todos.

Un besote, guapa.

Joselez dijo...

Ah, se me olvidaba que yo siempre tomo en casa miel de la buena, para eso compro siempre que me voy a cualquier sierra, y siempre busco en mi ciudad los puntos de venta buenos, donde sé que la miel es pura.
Recuerdo que mis tíos solían traer miel de Lugo cuando yo era pequeño, y a mi me daba un poco de asco que tuvieran un trozo de panal dentro del frasco. Hoy lo valoraría como si fuera oro...

Hasta luego...

Miazuldemar dijo...

Hola Joselez, esta miel está bastante limpita. No tiene trozos de panal ni nada. No sé bien cómo la extraen. Creo que van girando los panales con fuerza con ayuda de algún aparato para que vayan "escupiendo" la miel a las paredes del recipiente y vaya chorreando. Lo hacen de forma manual.

Yo la verdad es que miel así no suelo encontrar en ninguna parte. Suerte que tienes tú ;-)

¿Qué tal Lluís? La verdad que las abejitas sí que son una pieza clave en la naturaleza. Lo vamos a llevar mal si desaparecen.

Gracias amigos!

eriniacomounanuez dijo...

Sabía el tema de las abejas. Un vecino tiene varias colmenas en casa, y dice que nunca había visto tan pocas abejas como en los dos ultimos años. Por cierto, que es la que consumo, y está buenísima...

Miazuldemar dijo...

Es lo que hay :(:(.
¡Tienes suerte! Yo no encuentro esta miel en Madrid. Vamos, sería un lujazo. Además ésta sí que tiene las verdaderas propiedades de la miel, y no las del Súper.
Bsitos!!