jueves, 19 de noviembre de 2009

Encuentro con una Ardea Cinerea

El encuentro con esta garza real en una de mis salidas hace ya años fue una sorpresa mutua. Me aproximé al cauce del rio a curiosear, ver peces o cualquier otra cosa que me pareciera interesante. Debía de ser que ella también quería dar buena cuenta de los peces y andaba por allí intentando llenar el estómago. Al ser la maleza alta apenas nos vimos hasta que no estuvimos encima, si hubiera hecho ruido pero no me hubiera acercado tanto a ella no creo que hubiera levantado el vuelo ni yo me hubiera percatado siquiera de su existencia. La naturaleza te depara a veces sorpresas agradables. Sentí molestarla aunque fuera inconscientemente, pero a cambio ella me deleitó con un vuelo tan cercano y poderoso que no creo que vuelva a experimentar en tiempo.


Son las garzas animales grandes, de un metro de altura aproximadamente. Poco exigentes en cuanto a alimentación y habituales en los márgenes de cualquier sitio donde haya agua. Migratoria que nos visita en invierno, pero que en ocasiones permanece aquí todo el año.


Pues ahí está. Fichada en plena huida.


NOMBRE: GARZA REAL
NOMBRE CIENTÍFICO: ARDEA CINEREA
ORDEN: CICONIFORMES
FAMILIA: ARDEIDAE
GÉNERO: ARDEA
ALIMENTACIÓN: PECES, RANAS, AVES, PEQUEÑOS MAMÍFEROS E INVERTEBRADOS.
DÍA DE OBSERVACIÓN: 01/11/2006
LUGAR DE OBSERVACIÓN: RIAZA (SEGOVIA)
BIOTOPO DE LA OBSERVACIÓN: VEGETACION DE RIBERA


Aquí otra foto un poco más moderna y profesional, que como siempre, no es mia, sino de mi compañero. Éstas no recuerdo bien dónde fueron "cazadas" -fotográficamente hablando-. Quizá en el mismo lugar años después.
¡Qué experiencias te da la naturaleza a veces!

11 comentarios:

Jesús Dorda dijo...

Es muy frecuente que nos sobresalten al salir volando porque pasan desapercibidas hasta ese momento y luego son muy aparatosas. Además, no es raro que a la vez que se elevan suelten un buen chorro de blanco excremento. Si fuesen perseguidas por un depredador esa rociada les puede salvar la vida.
La sensación de "sentir haberla asustado" me ha ocurrido hace apenas un mes en unas charcas cerca de casa.
Buenas fotos.

Miazuldemar dijo...

¡¡¡Sí!!! Debería haber terminado el post con.."¡Qué sustos te da la naturaleza a veces!" Lo del excremento no lo recuerdo, no me consideraría tan peligrosa como para rociarme :) Muchas gracias por tus aportaciones Jesús, son muy interesantes. Me encantan. Un saludo!

Lluís Sogorb dijo...

La naturaleza es así, cuando menos te lo esperas te ilumina el rostro. Abrazos

Mr Blogger dijo...

Un gps pa reyes...

Javier 16 dijo...

Unas fotos espléndidas las de tu fotógrafo particular.
Cada vez que las veo, me pregunto: cómo el búho real pudo capturar a una de ellas para llevarla al nido que, encontré en mi pueblo después de su uso.
Ya no es sólo por su tamaño, sino por su enorme agresividad.
A pesar de su mala prensa, me sigue pareciendo un ave de belleza indiscutible. Como todas las demás garzas.
Saludos.

Miazuldemar dijo...

Lluís. Luego los hay que después de que la naturaleza les ilumine el rostro son capaces de iluminar con ella el papel, y no quiero mirar a nadie. ¡Gracias señor ilustrador! ;-) ;-)

Miazuldemar dijo...

¿Mr para la garza o para mí? jejejeje. Bueno yo creo que para mí, sí, seguro que ella sabe en todo momento dónde está ;-)

Miazuldemar dijo...

¿En serio que el Búho Real es capaz de cazar una Garza Real? Me parece increíble, sobre todo por la diferencia de tamaño, pero claro, todo puede ser. Lo mismo la pilló desprevenida. ¿Y por qué tienen mala fama? Eso nunca lo había oído.

A mí la que más me llama la atención es la Garza Imperial, con su cabeza totalmente adaptada en forma de arpón para atrapar peces. Pero no he visto ninguna (¡aún!).

Saludos Javier ! :)

Javier 16 dijo...

La hembra de búho real es mayor que el macho, y puede llegar a pesar hasta 3300 gramos; suficiente para cargarse a la garza real, la mayor de todas. Por su puesto; a traición.
También, una faceta poco conocida de la rapaz es: la capacidad de pescar con sus garras peces en aguas someras. En 1983 descubrí en las primeras egagrópilas, huesos craneales, escamas y, por supuesto; las mandibulas de pequeñas carpas, etc.
Saludos

Javier 16 dijo...

Perdona Mamen: su mala fama es por los cogepeces (por llamar de algún modo a este grupo de gente que, se creen propietarios de los ríos), que con su enteradurísmo, tachan de alimañas de los cauces a estas aves por alimentarse de sus peces.
Es, como los escopeteros del monte, que se piensan que es de su propiedad.
Saludos

Miazuldemar dijo...

Curioso lo que cuentas del ataque de búhos a garzas. Estoy descubriendo muchas cosas con tu blog, no sabía que eran tan "voraces" por decirlo de alguna forma ¡Y mucho menos que también pescaban!

Ah bueno, lo de la mala fama, no me cuentes más. Precisamente vengo del blog de "Naturaleza Cantábrica" donde narra el comienzo de la caza de cormoranes en Asturias. Otros enemigos de los pescadores. Ya sabes, hay que matar a todo bicho que estorba a los intereses humanos. Una pena.

Gracias de nuevo Javier!